Ataque a un cuartel de la Guardia Civil en Navarra

F. R.PAMPLONA

Tres jóvenes 'celebraron' la Nochevieja en Sangüesa con el lanzamiento de dos cócteles molotov contra el cuartel de la Guardia Civil. Una de las botellas impactó en la fachada del inmueble y desencadenó un pequeño incendio que fue sofocado por los agentes. El delegado del Gobierno en Navarra confío en que se trate de «una gamberrada» y no un acto de terrorismo callejero. Serían las 4.30 horas de la madrugada del primer día del año, cuando tres jóvenes arrojaron dos botellas con líquido inflamable contra el cuartel. Una alcanzó su objetivo y la otra cayó al suelo. Los agentes dieron el alto a los desconocidos agresores, pero lograron huir. Los efectos del ataque fueron unas pequeñas llamas apagadas de inmediato con un extintor. Los daños materiales, por tanto, fueron mínimos.

El representante del Ejecutivo central en la comunidad, Vicente Ripa, lamentó la agresión, obra, dijo, de «unos desaprensivos» que «no tienen otros motivos mejores para divertirse».