¿Qué opinión le merece la nueva Ley antitabaco?

JACINTO ALBERTO SOLÍS BELÉN LUENGO ANTONIO TAVERONO FUMADOR <br> <br>NO FUMADORA <br> <br>FUMADOR

Jacinto Alberto es camarero de un local que va a permitir la entrada de fumadores, por lo que en su lugar de trabajo tendrá que aspirar el humo del tabaco, a pesar de ser no fumador. «No vamos a dejar el trabajo o pedirle más dinero al jefe. Tampoco van a habilitar una zona de no fumadores para mí, por lo que tienes que limitarte a tu trabajo, agachar la cabeza o dejar el empleo, algo que no me he planteado. No me siento más desprotegido que otros trabajadores, puesto que yo ya sé a lo que me enfrento».

Antonio Tavero considera que las dos cajetillas de tabaco que se fuma diariamente es una cantidad normal para quien tiene el hábito. «La ley me parece un poco rara, puesto que yo creo que la gente no la va a cumplir. Yo no voy a dejar el tabaco. El día que me duela la garganta lo haré, pero porque lo digo yo y no porque me lo imponga un ministro. El humo puede molestar a los no fumadores, pero ellos también me molestan a mí, puesto que se me está prohibiendo una cosa que me gusta».

Belén nunca ha fumado, por lo que se muestra a favor de la ley. «Se intenta que no existan fumadores pasivos, que es como me siento yo. Antes entrabas en cualquier establecimiento y había gente fumando y tenías que ser tú quien te encararas con ellos para pedirles que no fumaran, lo cual podía provocar una situación desagradable. Si la ley dice que no, que fumen en su casa o la calle, pero yo no tengo por qué respirar humo. Ahora yo decido si entro en un establecimiento que permite fumar».