Un convenio permitirá asegurar la calidad del servicio eléctrico a 7.500 viviendas

La compañía Endesa-Sevillana y el Ayuntamiento preparan un acuerdo para coordinar las obras en la ejecución del Plan General de Urbanismo La colaboración evitará molestias a los ciudadanos y facilitará el suministro a los constructores

JUAN SORIANOMÉRIDA

La compañía eléctrica Sevillana-Endesa y el Ayuntamiento de Mérida ultiman la firma de un convenio que garantizará la calidad del suministro eléctrico a cerca de 7.500 nuevas viviendas de la capital autonómica.

La colaboración afecta a la adecuación de la red eléctrica necesaria para desarrollar las viviendas previstas en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) vigente en Mérida.

En concreto, se trata de las promociones que se insertan en las 16 actuaciones cuyo desarrollo está previsto en suelo urbanizable, que es aquel que aún no dispone de los servicios necesarios para construir, como acometidas de agua, saneamiento y, en este caso, tendido eléctrico.

El acuerdo entre Sevillana-Endesa y el Ayuntamiento consiste en conciliar los intereses para la puesta en marcha de la red básica a la que cada promoción se irá conectando conforme se vayan levantando las viviendas.

Según explica el director provincial de la compañía eléctrica, Jesús Rodríguez, «hemos analizado cuáles son las infraestructuras eléctricas necesarias para darle suministro a todas esas viviendas».

«Nosotros iremos desarrollando la red conforme se vaya necesitando», en lugar de que cada constructor vaya ejecutando la infraestructura necesaria para una promoción de viviendas concreta.

Con los constructores

Por ese motivo, el acuerdo que ofrece Endesa quiere contar con la aportación de un tercer protagonista: el sector de la construcción. Según la legislación vigente, el propietario del suelo debe asumir los costes de urbanización, entre los que se encuentran las obras para la instalación y funcionamiento de la energía eléctrica.

Conforme a la ley, cada promotor debe acometer la instalación del tramo de red que le corresponde, así como ponerse de acuerdo con otros empresarios con los que tenga un trazado común.

«Si ahora se le dice a un promotor que debe hacer un centro de transformación, y tiene que conectarse con una línea de 200 metros, abre la calle, instala la canalización y vuelve a tapar la calle», explica el director de Sevillana-Endesa. «Pero dentro de seis meses puede aparecer otro promotor con un bloque de viviendas a 50 metros del anterior, con lo que vuelve a abrir la calle por el mismo sitio para introducir otro tubo».

Como indica Jesús Rodríguez, con el acuerdo se establece «el coste total de las infraestructuras para toda la zona, y repartido entre el número de viviendas da una cantidad, con lo que a cada promotor le va a corresponder aportar su parte».

Con ello, Endesa podrá instalar la red con la capacidad que requieren las viviendas a construir y pasará a cada constructor el coste que debe asumir.

De esa forma, el convenio permitirá reducir las molestias a los ciudadanos al acometer obras de infraestructuras de una sola vez y no por etapas o fases, a medida que se fuesen desarrollando las distintas viviendas.

Por su parte, el Consistorio asegura en este acuerdo su papel como organismo que debe controlar el desarrollo de la urbanización, para lo que dirigirá una programación conjunta que sirva para coordinar los trabajos. Para ello, se creará una comisión de seguimiento entre las partes con el fin de controlar la evolución del convenio, comisión que se reunirá una vez al año.

Para dar utilidad al convenio, el Ayuntamiento y Endesa esperan contar con la colaboración de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de Badajoz (Apdecoba), que ya se ha sumado a un acuerdo similar en la localidad de Almendralejo.

En la actualidad, la entidad que agrupa al sector de la construcción en la provincia estudia los términos del convenio.

Fuentes de Apdecoba consideran que el acuerdo es positivo para el sector, ya que permitirá racionalizar los gastos de los constructores al tiempo que establece un marco para el desarrollo de futuras promociones.

La principal ventaja reside en que habrá un coste unitario, que será asumido conforme a las necesidades de cada promoción, en lugar de tener que financiar la instalación necesaria para cada caso.

Con ello se reducen gastos para todos, ya que la red actual está tan sobrecargada que el hecho de construir cerca de una subestación no implica que la conexión se realice en ese punto, sino que puede ser necesario adecuar toda una línea para tomar el suministro del lugar que pueda ofrecer en ese momento la compañía eléctrica.

En cualquier caso, cada empresario que no quiera adherirse al convenio podrá seguir negociando por su cuenta con Endesa el coste de su conexión a la red.