La ONU pide al presidente sirio que declare por el asesinato de Hariri

Las autoridades de Damasco rechazan por segunda vez el requerimiento Al Asad fue acusado por un antiguo miembro de su Gobierno de haber amenazado al ex mandatario libanés

EUGENIO G. GASCÓNCORRESPONSAL EN JERUSALÉN

La comisión internacional de la ONU que investiga el asesinato del ex primer ministro libanés Rafiq al Hariri ya se ha dirigido al Gobierno sirio pasa solicitar la comparecencia del presidente Bashar al Asad y del ministro de Asuntos Exteriores, Faruq al Shara.

Fuentes oficiales sirias respondieron que lo más probable es que el presidente Al Asad no atienda el requerimiento, con lo que la crisis se podría agravar y pasar directamente al Consejo de Seguridad.

La petición de la comisión de la ONU llega después de que el pasado 30 de diciembre el ex vicepresidente sirio Abdel Halim Jaddam formulara unas explosivas declaraciones a la cadena de televisión Al Arabiya en las que afirmó que Al Asad había amenazado personalmente a Hariri pocos meses antes de su asesinato ocurrido el 14 de febrero del 2005 en Beirut y en el que murieron otras veinte personas. Nasra Hassan, portavoz de la comisión de la ONU, confirmó que se ha pedido la comparencia de Al Asad y Al Shara y que ahora la comisión «está esperando la respuesta siria».

El disidente

Las autoridades de Damasco no han contestado al requerimiento, el segundo de este tipo que la comisión ha dirigido al presidente Al Asad. El primero se produjo en julio pasado y fue rechazado por las autoridades sirias.

En Francia, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores declaró que este país no mantiene ningún contacto con el disidente Jaddam, quien se encuentra en París «a título particular».

En el entorno de Jaddam se afirma que está escribiendo un libro y que desea volver en algún momento a su país, algo que parece muy difícil después de que el sábado fuera expulsado del partido Baaz y los parlamentarios sirios exigieran que se le juzgue.

El diario 'Al Zawra' confirmó ayer que Jaddam será juzgado por alta traición y por corrupción y que se le confiscarán las cuentas bancarias que tiene en el país.

Las inesperadas declaraciones de Jaddam vienen a confirmar lo que previamente dijo la comisión de la ONU sustentándose en declaraciones de altos cargos libaneses, es decir que Al Asad habría amenazado en varias ocasiones a Hariri antes de su asesinato. La comisión de la ONU también confía en entrevistar a Jaddam, puesto que el ex vicepresidente sirio ha estado en el Gobierno durante más de 30 años y desde 1975 fue el encargado de diseñar la política de su país en Líbano.