Más de 300 personas murieron en el sector de la construcción en 2005, la peor cifra en 14 años

En Extremadura la cifra de víctimas llegó a seis en los últimos doce meses

EUROPA PRESSMÉRIDA

Un total de 308 trabajadores del sector de la construcción perdieron la vida en accidente laboral en 2005, en el que ha sido el peor ejercicio de los últimos catorce años, según datos facilitados ayer por la Federación de Construcción, Madera y Afines de CC.OO. (Fecoma-CC.OO.).

Extremadura registró 6 fallecidos por accidente de trabajo en este sector durante el año pasado.

Así, las muertes por accidente de trabajo en el sector de la construcción, uno de los más castigados por la siniestralidad laboral, se han disparado un 17,11% en 2005, al registrarse 45 siniestros mortales más que un año antes.

Las comunidades autónomas con más accidentes mortales en 2005 dentro del sector de la construcción fueron Andalucía (58), Madrid (29), Galicia (28), Cataluña (28), Comunidad Valenciana (27), País Vasco (25) y Castilla-La Mancha (21).

Les siguieron Castilla y León (18), Canarias (14), Aragón (10), Asturias (10), Murcia (10), Cantabria (8), Extremadura (6), La Rioja (6), Baleares (5), Navarra (3) y la ciudad autónoma de Melilla (2).

Con estas cifras, la construcción ya acapara el 31% de los siniestros mortales del total de los sectores económicos, porcentaje que en 2004 ascendía al 26,6%, cuatro décimas menos.

Desde la entrada en vigor de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, hace ya una década, sólo en el sector de la construcción se han producido cerca de 1,9 millones de accidentes leves, en torno a 28.000 con consecuencias graves y más de 2.700 con resultado de muerte.

A la luz de estos datos, Fecoma-CC.OO. pidió que no se hable de tendencias y se tenga en cuenta la realidad de un sector cuyos rasgos más característicos son el incumplimiento generalizado de la Ley de Prevención y la elevada rotación de trabajadores que produce el uso abusivo de la contratación temporal y de la subcontratación en cadena.

Estos hechos, denunció el sindicato, se demuestran año tras año en las estadísticas, donde a ejercicios con descensos en las tasas de siniestralidad les siguen años verdaderamente «negros». Así, en 2000 fallecieron 296 trabajadores en la construcción, mientras que en 2001 los muertos ascendieron a 263. En 2002 repuntaron hasta 304 para bajar después a 299 en 2003. En 2004 se registró un ligero descenso, con 263 fallecidos, pero las cifras volvieron a dispararse en 2005, hasta llegar a 308 muertos.

«El análisis de todos estos datos nos demuestran que mientras en algunos sectores se ha conseguido parar el aumento de la siniestralidad e inclusive bajarla, la estructura propia de la construcción, basada en la subcontratación en cadena y la altísima rotación, hacen muy difícil el control de la implantación de las medidas de prevención necesarias», advirtió el sindicato.