Más de 3.000 agentes lucharán contra el menudeo de droga en las escuelas

El plan complementa a otro que entró en vigor ayer y que está centrado en la vigilancia de las zonas de ocio y de diversión

EFE|MADRID

Más de 3.000 agentes de la Policía y de la Guardia Civil -al menos 3.124- se movilizarán a partir del próximo día 10 en los entornos de los centros escolares para luchar contra el tráfico de drogas a pequeña escala y el consumo de estupefacientes.

Así lo anunció el ministro del Interior, José Antonio Alonso, en una rueda de prensa en la que ha justificado la puesta en marcha de este plan, que se aplicará en todo el territorio nacional por un plazo no inferior a los dos años, en la disminución de la edad de inicio en el consumo de drogas hasta situarse en una media de entre 14 y 15 años y en el aumento del mismo entre los jóvenes.

El plan complementa a otro que entró en vigor ayer y que está centrado en la vigilancia de las zonas de ocio y de diversión.

Ambos dispositivos han sido elaborados por la Secretaría de Estado de Seguridad, que ha emitido ya las correspondientes instrucciones a los delegados y subdelegados del Gobierno y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

El objetivo del plan contra el "menudeo" en los entornos de los centros escolares, del que se realizarán informes trimestrales para su evaluación, es, según dijo Alonso, que los jóvenes "estudien y se formen en un entorno seguro y de que los padres estén tranquilos de que así va a ser".

En la primera fase del plan, que se extenderá durante un mes, participarán al menos 3.124 agentes -1.306 de la Policía Nacional y 1.818 de la Guardia Civil-, a los que se unirán los funcionarios de las policías autonómicas y locales que decidan las Juntas de Seguridad que convocarán los delegados y subdelegados del Gobierno para la puesta en marcha del dispositivo.

Para la implantación del dispositivo, que el ministro ha abordado con asociaciones de padres, se está elaborando un mapa de puntos de riesgo para zonas escolares, que se irá actualizando y que servirá para planificar intervenciones puntuales y elaborar planes concretos.

Además, se nombrará a un responsable territorial de ejecución del plan, que bajo la supervisión del delegado del Gobierno se encargará de la coordinación entre los Cuerpos policiales.

Se crearán también cauces de colaboración y transferencia de datos entre las autoridades estatales, autonómicas y locales para garantizar la utilización de todos los datos en la toma de decisiones.

Alonso insistió en que el plan, que se actualizará anualmente, se centrará en los entornos escolares, "no dentro de los centros", y que se desarrollará en todos los horarios con afluencia de niños y jóvenes durante el tiempo de formación reglada, además de en actividades extraescolares o en zonas de descanso escolar.

El ministro recalcó los datos del Ministerio de Sanidad que justifican el plan, como la edad media de los jóvenes que se inician en la cocaína, que es de 15 años y ocho meses, o en la heroína, de 14 años y cuatro meses.

Entre otros datos que apuntó están los siguientes: uno de cuatro jóvenes de entre 14 y 18 años ha consumido cannabis en los últimos treinta días; casi uno de cada cuatro jóvenes de 18 años admite haber consumido cocaína alguna vez en su vida, y uno de cada dos jóvenes cree que es muy fácil conseguir éxtasis

El otro plan que entró en vigor ayer en las zonas de ocio tendrá una duración y una estructura similar al anterior y así contempla también el diseño de un mapa de puntos de riesgo.

Los agentes incrementarán la presión sobre el "menudeo" de estupefacientes en las zonas de diversión, pero además se practicarán actuaciones contra los locales y establecimientos donde se tolere o favorezca el consumo de estas sustancias.

También se efectuarán acciones disuasorias en lugares como centros de transporte o estaciones de autobuses, y se apoyarán las actuaciones de las empresas de la industria del ocio para mejorar la capacidad de vigilancia y obtención de información sobre personas y lugares donde se ofrezcan drogas.