La intentona golpista de Mark Thatcher en Guinea Ecuatorial será llevada a la televisión

EEUU ha negado al hijo de la 'Dama de Hierro' un visado de entrada por su papel en el intento de golpe de estado en Guinea Ecuatorial

EFE | LONDRES

Mark Thatcher, hijo de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher y supuestamente vinculado a una intentona golpista en Guinea Ecuatorial, será objeto de una sátira televisiva producida por la cadena BBC.

Titulada Coup (Golpe), la sátira ha sido escrita por John Fortune y estará interpretada por el actor Robert Bathurst así como por Jared Harris, hijo del fallecido Richard Harris, que encarnará a Simon Mann, ex oficial del Ejército actualmente encarcelado en Zimbabue por su papel en esa intentona.

Mark Thatcher negó ante un tribunal surafricano haber participado en el intento de golpe de Estado contra el presidente de Guinea Ecuatorial, pero fue condenado el pasado enero a cuatro años de prisión condicional.

El hijo de la Dama de Hierro, de 52 años, no ha tenido más que problemas últimamente: tras el juicio al que fue sometido en Suráfrica se divorció de su esposa estadounidense, Diane, que regresó a su casa de Texas con los dos hijos del matrimonio. Mark Thatcher no puede visitarlos porque las autoridades estadounidenses le han negado un visado de entrada por su papel en la intentona guineana.

Thatcher ha vendido la casa que tenía en el lujoso barrio de Constantia, en Ciudad del Cabo, Suráfrica, y al no disponer de vivienda propia en Londres, no ha tenido más remedio que ir a vivir a la de su madre.

Según cuenta hoy el vespertino Evening Standard, Sir Mark no se lleva bien con su hermana gemela, Carol, que tras participar con éxito en un programa de televisión equivalente a La Granja de los Famosos, criticó a su hermano por haber hecho sufrir a la ex primera ministra con su presunta participación en la intentona golpista.

El único consuelo para Mark Thatcher parece ser el que se deriva de su fortuna personal, calculada en unos 60 millones de euros y amasada, según la prensa británica, mediante operaciones cuestionables de venta de armas en países africanos y de Oriente Medio.

Según el citado vespertino, en los últimos meses, Mark Thatcher ha viajado a las islas de Jersey y Guernsey, paraísos fiscales en aguas del canal de La Mancha, para tratar de sus negocios.

En un reciente viaje a Mónaco, informa el Evening Standard, Mark Thatcher pidió a un abogado local que le presentase al nuevo soberano de ese país, el príncipe Alberto, para pedirle que intercediera a su favor para lograr permiso de residencia permanente en el principado.

Alberto al parecer no está dispuesto a prolongarle su permiso de residencia cuando éste expire el próximo mes de junio.