Irán se dispone a reanudar su programa nuclear la próxima semana

Mantiene desde hace meses un pulso con la comunidad internacional a causa de su deseo de volver a enriquecer uranio

EFE|TEHERÁN

Irán ha decidido reanudar la próxima semana sus trabajos de investigación y desarrollo nuclear.

El Organismo Internacional de Energía Atómica ha difundido un comunicado en el que su director general, Mohamed El Baradei, ha informado a la Junta de Gobernadores del OIEA sobre la decisión iraní. Según una resolución adoptada en septiembre pasado, la ejecutiva del OIEA podría denunciar a Irán cuando considere oportuno ante el Consejo de Seguridad de la ONU por sus pasados incumplimientos del Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP).

"El OIEA recibió hoy una nota verbal de la misión permanente de Irán en la que informa de que ha decidido reanudar el 9 de enero de 2006 aquellos trabajos de I+D (investigación y desarrollo) de su pacífico programa nuclear energético que han estado suspendidos voluntariamente y no legalmente vinculante", señala un comunicado del OIEA. El Baradei, premio Nobel de la Paz de 2005, recuerda en el comunicado que la Junta considera "importante que Irán mantenga suspendidas todas actividades relacionadas con el enriquecimiento de uranio como una medida de creación de confianza".

Derecho a la tecnología nuclear

Asimismo, el director general subraya el derecho de todos los países firmantes del TNP, incluyendo Irán, "de acceder a tecnología nuclear para fines pacíficos". Sin embargo, reitera sus llamamientos a Irán "a tomar los pasos que necesite el OIEA para resolver los asuntos pendientes en relación con el origen y la naturaleza del programa nuclear iraní".

Además, insta a Irán a tomar medidas voluntarias para crear confianza y hacer posible una reinicio del diálogo con todas las partes implicadas. Irán suspendió de forma voluntaria en octubre de 2003 todas sus actividades relacionadas con el programa de enriquecimiento de uranio en el marco de un proceso de negociaciones con Alemania, Francia y el Reino Unido.

Los ministros de Asuntos Exteriores de esos tres países acordaron, en una reunión en Teherán con el gobierno de Irán, iniciar un proceso negociador con el objetivo de solucionar el contencioso de forma diplomática. En noviembre del año 2004 ambas partes firmaron el llamado "Acuerdo de París" en el que Irán reitera su voluntad de mantener suspendido su programa nuclear mientras que negocia con la UE sobre un amplio paquete de incentivos económicos, políticos y nucleares.

Ante la supuesta falta de progresos en las negociaciones, Irán reactivó parte de su programa nuclear, lo que causó la interrupción de las conversaciones con los europeos. Estados Unidos, la UE y otros países, sobre todo Israel, temen que Irán tenga intenciones de usar sus conocimientos nucleares para fines militares, algo que Teherán niega.