Perú ha pedido formalmente a Chile la extradición del ex presidente Fujimori

Abandonó Japón en noviembre con el presunto objetivo de participar en las elecciones presidenciales que tendrán lugar en 2006 en Perú

EFE | SANTIAGO DE CHILE

El Gobierno de Perú ha entregado hoy formalmente al de Chile "en nombre de todos los peruanos y peruanas" la solicitud de extradición del ex presidente Alberto Fujimori por delitos de corrupción y violaciones de los derechos humanos.

Con este acto, el gobierno del Perú "reivindica su obligación y sus derechos de hacer justicia" y a la vez "responde a las expectativas y aspiraciones de todo el pueblo peruano para que la justicia prevalezca y se erradique la impunidad", afirmó el embajador peruano en Santiago, José Antonio Meier. El diplomático puso los documentos de extradición en manos del ministro chileno de Relaciones Exteriores, Ignacio Walker, quien anunció que probablemente hoy mismo se traslade la petición al juez de la Corte Suprema Orlando Alvarez, encargado del caso.

"A la Cancillería lo que le corresponde es visar formalmente la entrega de cerca de 93 kilos de documentos expresados en doce cajas, doce cuadernillos", dijo Walker, que añadió que la presentación de la solicitud "se ha realizado a plena satisfacción" de Chile. Walker subrayó que el Gobierno de chileno se abstendrá de emitir cualquier juicio, como corresponde en un caso de extradición.

Junto al procurador anticorrupción peruano, Antonio Maldonado, el diplomático explicó que la demanda de extradición contiene graves imputaciones contra el ex presidente Fujimori (1990-2000), que está detenido desde el 7 de noviembre en la Escuela de Gendarmería (Servicio de Prisiones) de Santiago.

Pendiente de las elecciones de este año

Fujimori, que renunció a la presidencia peruana por fax desde Japón, en medio de un escándalo de corrupción, abandonó en noviembre el país asiático donde estuvo refugiado estos años, aparentemente con el objetivo de participar en las elecciones presidenciales que tendrán lugar en 2006 en Perú.

Las acusaciones por las que se solicita su extradición se refieren a "delitos graves" de corrupción y de violaciones de derechos humanos por los que hay abiertos procesos penales contra él en Perú, señaló hoy el embajador.

"Los cuadernos de extradición que se han presentado contienen elementos probatorios contundentes y suficientes" para que las autoridades chilenas puedan definir la extradición conforme al tratado bilateral de 1932, agregó Meier. "Ese es el deseo del gobierno del Perú, para que finalmente el Perú pueda juzgar en territorio peruano a Alberto Fujimori", dijo.

El procurador Antonio Maldonado afirmó, por su parte, que el Estado peruano considera que la mejor situación para el desarrollo del proceso de extradición es que Fujimori permanezca privado de libertad.

Fuentes de la defensa del ex presidente peruano adelantaron en Santiago que una vez que el expediente sea recibido por el juez solicitarán la libertad provisional del ex mandatario, o medidas alternativas como un arresto domiciliario o libertad con arraigo en territorio chileno, pero esto fue negado desde Lima por un portavoz de Fujimori.

El juez Alvarez negó la excarcelación a Fujimori en dos ocasiones poco después de su detención, el pasado noviembre.

El proceso podría alargarse 6 meses

El juez no tiene un plazo máximo para resolver y cualquier decisión puede ser apelable, por lo que fuentes jurídicas afirman que el proceso puede alargarse hasta seis meses.

Los expedientes de extradición fueron transportados a Santiago en un avión militar peruano, en el que además llegaron ayer, lunes, el procurador Maldonado y Javier Ciurlizza, asesor jurídico de la Cancillería peruana.

El canciller chileno, al igual que Meier, reiteró que el procedimiento de extradición en nada entorpecerá las relaciones bilaterales entre Chile y Perú.

Por su parte, el portavoz de gobierno, Osvaldo Puccio, señaló hoy en declaraciones a la prensa extranjera que "Chile ha actuado de acuerdo a derecho" en el caso de Fujimori.

"Este es un tema que está judicializado y no caben soluciones administrativas", indicó al descartar la posibilidad de expulsar a Perú al ex mandatario (1990-2000), como han solicitado organismos de derechos humanos.