Torra convierte su discurso de Sant Jordi en un alegato contra la España «represora»

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. / EFE

El president de la Generalitat pide la implicación de la comunidad internacional en la resolución del «conflicto político» catalán

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha reclamado esta mañana la implicación de la comunidad en la resolución del «conflicto político entre Cataluña y España». Un pleito que a su juicio debería resolverse de manera «democrática», una forma de decir que tiene que ser a través de un referéndum sobre la independencia. Torra ha aprovechado el discurso que ha pronunciado con motivo de la festividad de Sant Jordi, patrón de Cataluña, para cargar contra España y hacer un alegato a favor de los presos y el derecho de autodeterminación.

Su discurso institucional, en plena campaña electoral, se ha centrado en recordar a los dirigentes secesionistas encarcelados por los hechos de octubre de 2017 y que ahora están siendo juzgados y denunciar la «represión» que a su entender ejerce España contra el soberanismo. «Por segundo año consecutivo, viviremos un Sant Jordi con presos y exiliados políticos», ha proclamado en su alocución desde el Palau de la Generalitat. «Como catalanes, estamos viviendo en tiempos difíciles», ha señalado. Después de dar voz a los ciudadanos para decidir el futuro político de Cataluña, ha asegurado en inglés, «algunos miembros del gobierno anterior están ahora en prisión o en el exilio a causa de la represión del Reino de España». Por esta razón, ha añadido, Sant Jordi es diferente y hay que «pedir su libertad», ha apuntado.

Torra ha apelado a la comunidad internacional. «Solicitamos la participación de Europa y la comunidad internacional para resolver este conflicto», ha señalado. «Los juicios políticos no pueden ser tolerados. Una democracia no puede tolerar que la voz de la gente se esté silenciando con violencia y amenazas», ha rematado. «La solución del conflicto es una oportunidad para la democracia en todo el mundo«, ha dicho en inglés. Y como sus antecesores, ha recurrido a la metáfora recurrente de comparar al dragón con España y a Sant Jordi con Cataluña: «Un caballero valiente y generoso que encarna el espíritu de un pueblo que se ha batido ya con muchos dragones y que no se ha dejado vencer nunca», ha rematado.