El PSOE acusa al resto de fuerzas políticas de «robarle» su «victoria»

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y la presidenta del partido,Cristina Narbona. / Foto: EFE / Vídeo: ATLAS

El comité electoral de Sánchez se plantea aceptar solo un debate televisado a cinco

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El PSOE llegará a las elecciones del 10 de noviembre con un discurso que le presenta como víctima de una tropelía por parte del resto de fuerzas políticas. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha asegurado hoy que no tiene ningún miedo a la abstención del electorado progresista -algo que no comparte buena parte de los cuadros medios del partido- y se ha mostrado convencido de que la indignación ante lo que ha ocurrido servirá de motivación. «Yo siento que me han robado la victoria electoral», ha aducido.

El análisis que hasta ahora venían haciendo en la formación era otro. Muchos creen en el PSOE que los suyos están decepcionados e incluso enfadados tras ver cómo las fuerzas de la derecha han sido capaces de entenderse para formar gobierno en muchas comunidades autónomas y las de la izquierda no. Ábalos, sin embargo, ha defendido que sabrán convencerles de que la historia ha sido otra. «Aquí hubo unas elecciones, las ganó un partido y otros decidieron que no gobernara ese partido» resumió.

Los socialistas creen estar en condiciones de superar el juego de las culpas y sostienen que, una vez avance la campaña, el debate será otro: el de quién es capaz de proporcionar un Gobierno estable que evite una nueva situación de bloqueo. En esa disyuntiva se ven como fuerza ganadora e incluso creen posible arañar votos desencantados de Ciudadanos. Por esa razón, evitará hablar de futuros Gobiernos de cooperación o de coalición con Unidas Podemos. «Esa pregunta tendría sentido si no tuviéramos elecciones pero para eso estamos dando la palabra a la ciudadanía», ha alegado el secretario de Organización.«Lo que se decide ahora es la parálisis a la que se somete a este país y si se respetan los resultados electorales».

Mismas listas

El PSOE volverá a concurrir a los comicios con las mismas listas con las que se presentó a los del 28 de abril, salvo excepciones obligadas por cargos con alguna incompatibilidad. También mantendrá prácticamente intacto el organigrama de su Comité Electoral, coordinado por el propio Ábalos (en sintonía con el director de gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo). Y todo apunta a que tampoco la estrategia mediática cambiará de masiado. De momento, sólo se plantea aceptar un debate a cinco y se muestra poco entusiasta con la idea de los 'cara a cara'.

En la pasada campaña, Sánchez acabó aceptando dos debates con los líderes del resto de fuerzas mayoritarias, en TVE y Atresmedia, pero aquélla fue una campaña normal de 15 días y esta será solo de ocho (un cambio legal adoptado en 2016 para disminuir el gasto de una repetición). A esa medida de ahorro, los socialistas añadirán también, según su número tres, la supresión de la publicidad externa (banderolas y vallas publicitarias) y propondrá al resto de fuerzas que hagan lo mismo.