Rosario y su hijo dejan el trastero en el que vivían y lo cambian por un hotel

Desde esta pasada noche, Rosario y su hijo discapacitado duermen en una cama, con su propio baño en la habitación de un hotel. Hasta ahora lo hacían en un trastero de cinco metros cuadrados, tras haber sido desahuciados. Una asociación y una empresa les pagarán esta estancia durante dos semanas.-Redacción-