PP y Vox se reúnen de nuevo para avanzar en las negociaciones en la Comunidad de Madrid

Representantes del PP y Vox, reunidos este sábado en la Asamblea de Madrid./EFE
Representantes del PP y Vox, reunidos este sábado en la Asamblea de Madrid. / EFE

Los populares y la Ciudadanos acordaron el viernes crear una mesa de trabajo para la formación del ejecutivo regional

EFEMadrid

El PP y Vox se han vuelto a reunir este sábado para analizar los contenidos programáticos de ambas formaciones y lograr puntos de consenso, y avanzar en las negociaciones con el objetivo de alcanzar un acuerdo de Gobierno en la Comunidad de Madrid.

Tras un primer encuentro el pasado jueves, responsables del equipo negociador de la candidatura del PP de Isabel Díaz Ayuso y de la de Vox de Rocío Monasterio se han reunido de nuevo en la Asamblea de Madrid, según ha señalado el PP en un comunicado. Aunque el PSOE ganó las elecciones autonómicas del 26 de mayo con 37 escaños, la suma de los diputados de PP (30), Ciudadanos (26) y Vox (12) alcanzaría la mayoría absoluta.

En la reunión, a la que en esta ocasión ha asistido Díaz Ayuso, han estado presentes por parte del Partido Popular los miembros del equipo negociador David Pérez, Ana Camins y Pedro Muñoz Abrines, mientras que por parte de Vox han asistido Rocío Monasterio, Ana Cuartero y Pablo Gutiérrez de Cabiedes.

Este viernes PP y Ciudadanos mantuvieron su primer encuentro formal, tuteladas por las direcciones nacionales de ambas formaciones, en la que acordaron crear una mesa de trabajo para hablar de asuntos del programa con vistas a la formación de gobierno en la Comunidad, un acuerdo para el que necesitarían a Vox, con quienes la formación naranja se muestra reticente a negociar.

El candidato de Ciudadanos, Ignacio Aguado, dijo este viernes que no tiene «ningún inconveniente» en sentarse con Monasterio para hablar de asuntos de la Mesa de la Asamblea, que se conformará el martes, y con quien tendría que llegar a un acuerdo para que el bloque de la derecha (PP, Ciudadanos y Vox) logre la Presidencia de la Cámara regional.

Vox ha rebajado sus exigencias iniciales tras las elecciones del 26 de mayo, cuando la dirección nacional del partido de Santiago Abascal exigió una entrada en gobiernos en aquellos municipios y comunidades en los que obtuvo una «proporción adecuada» de votos y donde sea muy alta la necesidad de acabar con los ejecutivos de izquierda.