El operativo prevé terminar esta noche los trabajos para arreglar el pozo que llevaría hasta Julen

Atlas

El túnel paralelo parece estar algo desviado, por lo que los tubos del encamisado no encajan y los mineros no pueden bajar para rescatar a Julen | El delegado del Gobierno en Andalucía asegura que se ha trabajado en unas condiciones extremas para rescatar al menor

FERNANDO TORRES , JUAN CANO y ÁLVARO FRÍAS

Una vez más, pese a los obstáculos que se encuentran en el camino, los especialistas que trabajan en el rescate del pequeño Julen se han repuesto y siguen adelante. Los nuevos trabajos que se acometen en el pozo paralelo al otro en el que se encuentra el menor han avanzado durante la jornada y afronta ya sus últimos metros, según ha anunciado esta tarde el portavoz de equipo técnico que asesora a los coordinadores del dispositivo, Ángel García Vidal.

Así lo ha asegurado durante una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y la subdelegado en Málaga, María Gámez. Durante su intervención ha explicado que, tras 55 horas de perforación de la galería vertical con la que se pretende llegar hasta el niño tras conectarla con su pozo mediante el trabajo de los mineros, a las 02.30 horas de la pasada madrugada se comenzó con las tareas de encamisado de esa excavación, para asegurarla.

Los problemas llegaron sobre las 06.15 horas de ayer, cuando los operativos llevaban introducidos en el pozo paralelo al de Julen 42 metros de ese refuerzo, consistente en un tubo metálico que debe llegar hasta los 60 metros de profundidad, que es donde concluye esa galería. Entonces, según ha explicado, aparecieron «discontinuidades» en las paredes. García Vidal ha insistido en que esto es algo completamente habitual en una perforación como la que se ha llevado a cabo en el caso de Julen, es decir a esa profundidad y trabajando con ese material tan duro. Sin embargo, como el tiempo es un factor clave en el rescate de Julen, se decidió saltarse uno de los pasos que se suele acometer antes del encamisado, para ahorrar algunas horas en las tareas. Se trata de los trabajos que se hacen tras la perforación y que consisten en perfilar la excavación.

Los trabajos que se están realizando para arreglar el pozo está previsto que terminen durante esta madrugada. Entonces se retomarán las tareas de encamisado y se terminarán esos 18 metros que quedan para llegar hasta la cota de 60 metros de profundidad, que es la necesaria para acometer el rescate del menor. Tras ello se harán los trabajos para levantar la cota unos 12 metros y establecer una plataforma donde se instalarán los rescatistas, ya que de esta forma es evitan desprendimientos de tierra «que puedan causar alguna otra desgracia». Posteriormente bajarán los mineros que abrirán una galería horizontal para llegar hasta el pequeño.

Por su parte, el delegado del Gobierno ha querido mostrar su apoyo a todos los efectivos que participan en el dispositivo, con el que ha dicho que ha estado permanentemente en contacto. Ha destacado su buen hacer en un trabajo con el que se pretende llegar lo antes posible hasta el niño, eso sí, enfrentándose a unas condiciones «extremas« para rescatar al menor que cayó «desgraciadamente por accidente» en la excavación.

Esta dificultad en las tareas están marcadas por el terreno y la situación en la que quedó el pequeño, atrapado en el interior de un pozo con unas dimensiones similares a la de la Giralda de Sevilla, según ha indicado, a la vez que ha apuntado que es como si se hubiera precipitado desde la punta hasta su base.

Todo el trabajo que se está acometiendo, se está realizando con la urgencia de llegar hasta el pequeño Julen cuanto antes, pero sin provocarle más daño del que haya podido sufrir en la caída. Ha aseverado que García Vidal simboliza el trabajo de muchas mujeres y hombres que están al pie del cañón 24 horas al día. Son, ha dicho, un equipo excepcional.

Infografía: Algunos rescates de la historia reciente | Statista Más infografías en Statista

Más información