Puigdemont renuncia temporalmente y cede el testigo de la presidencia a Jordi Sànchez

Más de dos meses después de las elecciones, resistiendo contra todo y todos desde Bruselas, al final, Puigdemont renuncia a ser presidente de la Generalitat. Es un esperado paso a un lado, incluido dentro del independentismo, como desveló a Toni Comín en varios mensajes de móvil. Después de muchas tensiones, el expresidente catalán se aparta imponiendo a Jordi Sánchez como sucesor, el segundo en la lista de Junts per Cataluña, preso en Soto del Real. Aun así Puigdemont no tira la toalla, su objetivo es internacionalizar la causa catalana. Mantiene el pulso con el gobierno con una denuncia ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU y la creación de un gobierno paralelo, el llamado "Consejo de la república" que presidirá desde Bélgica.-Redacción-