El PSOE ganaría las elecciones andaluzas, y PP, Ciudadanos y Podemos empatarían

Susana Díaz, candidata del PSOE para la Junta de Andalucía. /Efe
Susana Díaz, candidata del PSOE para la Junta de Andalucía. / Efe

El sondeo preelectoral del CIS otorga un escaño a la extrema derecha

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

El PSOE volvería a ganar las elecciones andaluzas convocadas para el 2 de diciembre, pero sin acercarse a la mayoría absoluta para gobernar en solitario. De acuerdo a los datos del sondeo preelectoral divulgado este mediodía por el CIS, Susana Díaz tendrá que sudar para seguir una legislatura más al frente de la Junta de Andalucía porque los socialistas obtendrían entre 45 y 47 escaños, pero hay un triple empate en la segunda posición entre Ciudadanos, PP y Adelante Andalucía, la candidatura conjunta de Podemos e Izquierda Unida. Los tres sumarían entre 20 y 22 diputados.

El escenario político que se abrirá en Andalucía tras las elecciones autonómicas será aún más complicado que el de de marzo de 2015, en el que Díaz tardó tres meses en lograr el apoyo de Ciudadanos para ser investida. El PSOE lograría, de acuerdo al estudio del CIS, el 37,4% de los votos y entre 45 y 47 diputados. En las anteriores elecciones, logró el 35,4% de las papeletas y 47 escaños. Es decir, los socialistas mejoran un poco sus expectativas de voto, pero no logran aumentar su presencia en el Parlamento autonómico porque en 2015 cosecharon 47 diputados, lejos, como ahora, de los 55 diputados que dan la mayoría absoluta.

Pero el verdadero lío se encuentra detrás de los socialistas. El CIS otorga a Ciudadanos y PP entre 20 y 22 diputados, y a Adelante Andalucía, 20. Se da la paradoja de que la candidatura conjunta de Podemos e IU, aunque es la tercera en el triple empate de asignación de escaños, es la primera en intención de voto con el 19,3%. Los populares alcanzarían el 18,6% de los sufragios, una décima más que los liberales.

El retroceso del PP, de confirmarse estos datos, sería notable porque en las anteriores elecciones autonómicas consiguieron 33 escaños y el 26,7% de las papeletas. De acuerdo al sondeo del CIS, perderían ocho puntos en la votación y se esfumarían entre once y trece de sus diputados. Un resultado que sería un varapalo en toda regla para Pablo Casado, el presidente del partido desde julio pasado, y para Juan Manuel Moreno, líder y candidato autonómico por segunda convocatoria electoral consecutiva.

Ciudadanos es el reverso de la moneda porque ganarían entre once y trece diputados respecto a los nueve que sumaron en marzo de 2015, y dispararía en más de nueve puntos su respaldo en las urnas. Unas cifras que supondrían un espaldarazo para Albert Rivera en sus aspiraciones de convertirse en segunda fuerza de ámbito nacional.

La alianza de Podemos e IU obtendría la misma representación en el Parlamento de Andalucía que en la pasada legislatura, 20 actas. En los anteriores comicios se presentaron por separado y los morados lograron 15 escaños y la coalición de izquierda, cinco. Perderían, sin embargo, más de tres puntos y medio en votos porque en las anteriores Podemos sumó casi el 15% de los votos e IU se quedó en el 7%.

Con estos datos, Susana Díaz podría gobernar con pactos con Adelante Podemos, que sería lo natural en términos ideológicos, pero también con Ciudadanos, como ha hecho en la pasada legislatura. El problema es que ni uno ni otro quieren llegar a acuerdos con los socialistas, según han mantenido sus candidatos a lo largo de la precampaña electoral.

El sondeo del CIS arroja también la novedad de que la extrema derecha entraría en el Parlamento de Andalucía por primera vez desde la restauración de la democracia.VOX alcanzaría un diputado por la circunscripción de Almería y en el conjunto de la comunidad sumaría el 7,5% de los votos. Un resultado inimaginable hace tres años.

Susana Díaz se mantiene como la líder mejor valorada por los andaluces con una nota media de 4,1, mientras que el popular Moreno es el que peor parado sale con un 3,1. El candidato de Ciudadanos, Juan Marín, el menos conocido de todos, recibe una valoración de 3,5, la misma que el líder autonómico de IU, Antonio Maíllo. La líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, queda una décima por detrás con el 3,4.

 

Fotos

Vídeos