En prisión los patrones de la patera con 11 fallecidos y 12 desaparecidos en Almería

Voluntarios de Cruz Roja atienen a un grupo de inmigrantes en Almería./Cruz Roja
Voluntarios de Cruz Roja atienen a un grupo de inmigrantes en Almería. / Cruz Roja

Cobraron 1.500 euros a los inmigrantes, de los que sólo 32 salvaron la vida al ser rescatados

EFEAlmería

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Almería ha ordenado el ingreso en prisión de los dos detenidos como presuntos patrones de la patera que fue interceptada el pasado 20 de diciembre con 32 supervivientes y once cadáveres a bordo y de la que habían desaparecido otras doce personas tras caer al mar durante la travesía. El instructor les imputa los presuntos delitos de homicidio imprudente y delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

La Comisaría de Almería ha informado que a los detenidos se les considera los presuntos autores de once homicidios imprudentes, apuntando que entre ambos gobernaron la embarcación desde la costa de Marruecos hasta el lugar donde fueron rescatados en alta mar, a 10 millas náuticas al sur de punta Sabinar, Roquetas de Mar (Almería). Aseguran, además, que cobraron a cada viajero 1.500 euros por realizar el trayecto.

Los hechos ocurrieron el pasado día 20 de diciembre al interceptarse en la costa de Almería de una embarcación neumática sin ningún tipo de matrícula, en muy mal estado de conservación, que medía siete metros de eslora y dos de manga, propulsada únicamente por un motor de 15 cv. En el bote viajaban 32 inmigrantes de origen subsahariano y 11 cadáveres.

Una vez a salvo, la Policía inició una investigación para identificar a los responsables de la embarcación que, en la mayoría de los casos, son miembros de redes organizadas que hacen de la introducción ilegal de inmigrantes por el mar Mediterráneo su 'modus vivendi', según las mismas fuentes. De esta manera se identificó a O. B, de 29 años y natural de Senegal, como el organizador del viaje.

Tras recibir el pago del trayecto, este hombre presuntamente fue el encargado de los sistemas de navegación de la embarcación. Además, se valió del supuesto auxilio del segundo arrestado, D. S. de 24 años y origen maliense, quien estaba a cargo de la brújula, orientando al primero sobre el rumbo que debían seguir.

Asimismo, se pudo determinar que la patera había salido desde la costa de Nador (Marruecos). Durante la travesía, la embarcación sufrió una vía de agua y el motor se quedó sin combustible. Por este motivo, el bote fue a la deriva durante tres días. En ese tiempo murieron once personas y otras doce desaparecieron en alta mar.