Prisión sin fianza para el presunto asesino de Laia, la niña de 13 años de Vilanova i la Geltrú

De madrugada, los investigadores salían de la vivienda donde fue localizado el cadáver de Laia.  Recogían nuevas pruebas tras la declaración del acusado. Esa es su defensa. Que estaba drogado y bebido. Declaración que se producía tras una intensa jornada en los juzgados. Francisco López llegaba alrededor de la diez de la mañana. Comenzó a declarar casi nueve horas después. En ese tiempo se recogieron muestras para realizarle un análisis de adn. Por un lado para demostrar el posible consumo de drogas, y por otro para cotejarlo con los restos encontrados en el cuerpo de la menor. Además, todas las partes pidieron que se sometiese a un análisis forense para saber si estaba o no en condiciones de declarar. Una vez frente a la jueza sólo contestó a su abogado. Dijo que sólo recuerda que se estaba duchando, que escuchó un ruido y después que se encontró a la pequeña muerta. Según los investigadores, el detenido raptó a la pequeña y quiso agredirla sexualmente. Al resistirse la estranguló. Después la apuñaló.