La portavoz de la Generalitat se niega a contestar a las preguntas en castellano

Meritxel Budó, tras el Consejo de Gobierno de la Generalitat. / EFE

Meritxell Budó, que tras el Consejo de Gobierno habitualmente responde en las dos lenguas, justificó su postura para «no hacer dos ruedas de prensa paralelas»

CRISTIAN REINOBarcelona

La portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, ha vuelto a protagonizar una polémica en la sala de prensa del Gobierno catalán, una circunstancia que empieza a ser habitual en la rueda de prensa de los martes, en la que el Ejecutivo catalán anuncia los acuerdos adoptados en el Consejo de Gobierno.

Hace dos semanas, Budó se enredó con el resultado de las elecciones en Barcelona. Defendió a capa y espada una victoria independentista que las aritméticas desmienten y esta tarde se ha negado a responder una pregunta lanzada en castellano. La tradición marca que en las ruedas de prensa en el Palau de la Generalitat, primero se realizan las preguntas en catalán y al final se efectúan en castellano. Normalmente, las de castellano suelen ser un resumen de algunas de las cuestiones ya abordadas en catalán.

Pero Budó le ha dado a esta tradición la categoría de norma, ante la extrañeza/indignación de los periodistas. «En el turno de las preguntas en castellano lo que se hace habitualmente en esta sala es explicar y repetir lo que antes se ha preguntado en catalán, no hacer dos ruedas de prensa paralelas», ha replicado a una informadora que le había hecho una pregunta en castellano. «Les pediría que en el turno de preguntas en castellano se limiten a lo que se ha preguntado en catalán y, en cualquier caso, si quieren hacer otro tipo de consideraciones las hacen primero en catalán y después lo repetimos», ha rematado.

La informadora ha defendido poder preguntar lo que considere, sea en el idioma que sea, a lo que la portavoz, en un tono no amable, ha espetado: «Las normas de esta sala si usted no las conoce, se las explicamos. Son estas, lo han sido siempre, por tanto le remito a lo que hemos comentado. En castellano contestamos a aquello que se ha planteado previamente en catalán».

Nadie, entre los presentes, tenía constancia de una norma similar y así se ha trasladado a la consejera de la Presidencia. Posteriormente, se ha escudado en que esa es la indicación que le ha apuntado su equipo de prensa y que ella lleva poco tiempo en el cargo.

Los nervios le han podido jugar una mala pasada. Budó fue nombrada consejera de la Presidencia y portavoz del Govern el pasado 25 de marzo. Sustituyó en el cargo a Elsa Artadi que pasó a liderar la candidatura de Barcelona de JxCat. Budó era alcaldesa de la Garriga (Barcelona) y desde que accedió al cargo de portavoz se ha visto salpicada en varias polémicas. La que le hizo salir en todos los programas de sátira política fue su respuesta sobre las elecciones de Barcelona. Fue hace dos semanas. «El independentismo ha ganado en Barcelona», afirmó. «¿A pesar de haber pasado de 18 a 15 concejales (sobre 41)?», le preguntó una periodista. «A pesar de que haya pasado de 18 a 15», replicó. «Los números son evidentes», «ha ganado el independentismo», mantuvo tras un insistente toma y daca de una periodista de Antena 3. Seguramente, quería decir que la primera fuerza de las elecciones fue una formación independentista (ERC), pero no supo cómo. No encontró las palabras adecuadas.

El fin de semana pasado también se vio envuelta en otra polémica tras declarar en el Punt Avui que la posible elección de Colau como alcaldesa es una «operación de Estado» contra el independentismo y que sería necesaria una «respuesta de país» como respuesta. Hoy lo ha intentado arreglar diciendo que las declaraciones no las hizo como portavoz del Govern sino como dirigente de un partido (JxCat). Mal asunto cuando un portavoz tiene que rectificarse a sí mismo.