Díaz sobre Casado: «No ha llegado a Génova y ya amenaza con quitar a Andalucía 350 millones»

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. / Efe | Atlas

La presidenta de la Junta carga contra el nuevo líder del PP por su rechazo a la nueva senda de déficit y deuda | Se muestra elogiosa hacia Sánchez pero avisa de que si hay trato de favor hacia Cataluña «alzará la voz»

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Se acabaron los dardos públicos más o menos disimulados de Susana Díaz a Pedro Sánchez. Tras dos horas de encuentro en la Moncloa la presidenta de la Junta de Andalucía se ha mostrado hoy agradecida por la «sensibilidad» mostrada por el presidente del Gobierno hacia su comunidad autónoma. Ni siquiera ha lanzado reproche alguno por el aviso del Ejecutivo de que no habrá reforma del sistema de financiación en esta legislatura. Sus críticas han ido hacia el nuevo líder del PP, que ya ha avisado de su intención de no respaldar la senda de déficit y deuda que acompaña al techo de gasto de los Presupuestos. «Ni siquiera ha llegado a su despacho de Génova y ya nos ha amenazado con quitarnos 350 millones de euros a los andaluces», ha argumentado.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya advirtió el pasado jueves, tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Finaciera, de que si los populares tumban en el Senado las cifras pactadas con Bruselas -y que implican cinco décimas más de déficit para España en 2019, de las que dos irían a las Comunidades Autónomas- habrá que configurar las cuentas publicas con los actuales objetivos y por lo tanto habrá menos dinero para políticas sociales y para la Seguridad Social. Son en torno a 5.000 millones más de euros de los que a Andalucía, según sus cálculos, le corresponderían 350 millones.

La presidenta andaluza ha apuntado tras su reunión con Sánchez que aún confía en que el PP no sea tan «irresponsable» de dar al traste con esa «mejora» por un mero interés en perjudicar al Ejecutivo. En todo caso, ha anunciado que, con una senda o con otra, ella exigirá lo mismo. «Yo no voy a renunciar a ese oxigeno de más a pesar de los caprichos que pueda tener el PP», ha subrayado.

Ha sido quizá el único mensaje de advertencia al Ejecutivo. Ese y el de que si detecta algún trato de favor hacia Cataluña «alzará la voz», pero en todo caso se ha mostrado convencida de que no será necesario. En pleno año preelectoral, Díaz y Sánchez están obligados a entenderse y a minimizar las discrepancias que puedan mantener. Y así se explica, por ejemplo, que tras haber hecho bandera de la reforma de la financiación con el Gobierno de Rajoy ahora la dirigente considere el parche ideado por el Ejecutivo para campear el temporal -la creación de una comisión política que abordará el informe elaborado por los expertos el año pasado- una buena noticia.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos