«Cuando un socio te sale rana, piensas que tendrías que haber tenido otros»

El ministro Pedro Duque./Óscar Chamorro
El ministro Pedro Duque. / Óscar Chamorro

«Unos Presupuestos buenos para los ciudadanos han sido rechazados por motivos espurios», asegura el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Cuando deje la política, a Pedro Duque (Madrid, 1963) le espera su plaza de astronauta en la Agencia Espacial Europea, de la que ahora está en excedencia, así que su visión de la actualidad no es la de un político que sólo piensa en mantener su puesto de trabajo. El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades repite la importancia del largo plazo y por eso, apenas una hora después de la votación, lamenta que por circunstancias ajenas a ellos, unos Presupuestos «buenos para los ciudadanos» hayan sido rechazados por el Congreso.

–¿Siente frustración por el 'no' del Parlamento a las Cuentas?

–El sentimiento del conjunto del Gobierno es de orgullo por el trabajo hecho, por haber preparado unos Presupuestos que mejoraban las políticas sociales y aumentaban las partidas de ciencia y transición energética y a la vez, cumplían las condiciones de reducción del gasto público y de déficit. Es muy triste que la sociedad vaya a salir perjudicada. Si tuviera frustración sería por la total irresponsabilidad que se ha instalado en la política. Estamos en esta situación por motivos espurios que no están fundamentados en el bienestar de los ciudadanos.

-¿Y el Gobierno debería hacer autocrítica?

–Siempre que un socio te sale rana piensas que a lo mejor tenías que haber tenido otros socios. Eso está en la mente de todos, aunque sea subliminalmente. En el momento en que se produjo la moción de censura, lo responsable y lo adecuado era iniciar un proyecto con la gente que te ha votado para que estés en el Gobierno porque era de enorme dificultad que te apoyaran quienes no te habían votado. Se ha hecho todo lo que se ha podido en las circunstancias en las que se estaba. Si alguna otra fuerza política, de las que votaron no en la moción, hubiera hecho algún tipo de aproximación, el resultado, por lógica, habría sido otro, aunque yo no soy el que lleva la política general del Gobierno.

Mejoras en la ciencia

–La partida de su departamento era una de las más favorecidas en los Presupuestos. ¿Qué va a ocurrir ahora con la ciencia?

–La ciencia es el campo donde más importante resulta salir de esta irresponsabilidad que se ha instalado en la política. Si seguimos así, cada vez nos vamos a quedar más atrás. Tenemos que pensar en el largo plazo. Hemos conseguido un incremento del presupuesto gracias a contar con un equipo de gente que no estábamos buscando que nos reelijan, sino mirar al futuro. Con el real decreto que aprobamos el pasado sábado hemos sentado la estructura administrativa y si se hubieran aprobado los Presupuestos, la ciencia habría notado mucho la acción de este Gobierno. En principio, el real decreto se va a salvar, aunque claro, si votamos a gente insensata, todo se puede revertir. Pero debemos conseguir un acuerdo de todas las fuerzas políticas para que el porcentaje de inversión en I+D+i sea el 2,5% de los Presupuestos y el 3% del PIB entre inversión privada y pública. Y hemos puesto las bases para que esto suceda.

–¿Regresarán los científicos españoles que están en el extranjero?

–Tenemos que tener claro que, para que los científicos vuelvan, no vamos a poder engañarlos, les tenemos que dar una carrera aquí. Debemos incrementar el dinero y reformar la universidad, que es donde va el 80% de los científicos. Para que vuelvan, tiene que haber sitios a los que volver. Durante muchos años, España ha reaccionado al revés que el resto de los países de nuestro entorno respecto a la ciencia. Hemos tenido políticos que lo consideraban un gasto superfluo y eliminable. Estamos impulsando una ola de estabilización que tardará años porque hemos vivido mucho tiempo de inestabilidad y lo empezamos a arreglar ahora.

–La precariedad desanima a los aspirantes a científicos...

–Mientras yo esté aquí, podemos mandar un mensaje de tranquilidad a los científicos. Tenemos un equipo de gente que viene de abajo, que habla con la gente y sabe dónde están los problemas. Vamos a seguir trabajando en la consolidación de los puestos de trabajo. Las Administraciones Públicas han sacado 1.500 plazas de consolidación de gente del sistema científico que llevaba años reclamándolo y que ha salido ahora. Otra medida importante es la posibilidad de hacer contratos indefinidos a gente que está en proyectos de investigación financiados.

–¿Subirán los sueldos de los científicos?

–En España todos los sueldos son bajos. Cuando estoy con mis compañeros de la Unión Europea me da vergüenza decir lo qeu cobro. La diferencia es tremenda. En nuestro país, en todas las profesiones, se ha tendido a bajar los sueldos para intentar no perder puestos de trabajo, y eso es un cortoplacismo que vamos arrastrando. Tenemos que buscar una manera de que los sueldos se incrementen y no sea una orden del Gobierno. Por supuesto, sí está bien que se suba el Salario Mínimo Interprofesional, y eso se ha hecho. Pero en general, tenemos que encontrar una manera de que con inversión, se puedan subir los sueldos. Si en España nos limitamos a fabricar cosas que se diseñan en otros lugares, al final competiremos con gente que cobra menos. Tenemos la capacidad, tenemos los recursos humanos, tenemos a la gente preparada en las universidades... La oportunidad ha pasado de largo muchas veces, pero aún tenemos otras.

–¿Cuál es el nivel de los científicos españoles?

–Están al nivel de los de cualquier otro país, y eso lo dicen los rankings. Cuando tienen buenas estructuras y estabilidad, se ponen a la cabeza en cualquier área. Eso es totalmente cierto. España es el primer país de Europa en liderar proyectos con gente de otros países y en el número de proyectos estamos en el puesto tres o cuatro, por encima de nuestra fuerza económica. Tengo toda la confianza y si tenemos unos pocos años más, prometo hacer un cambio importante en las condiciones de los científicos.

–El real decreto del pasado sábado ofrecía una solución a los estudiantes que no podían devolver los Préstamos Renta-Universidad.

–Estos estudiantes tendrán que devolver los préstamos los años en que ganen más de 22.000 euros y a los 15 años la deuda se habrá extinguido. Vamos a intentar levantar un poco España para que la gente que ha hecho una carrera universitaria pueda ganar por encima de ese dinero. ¡Qué vergüenza sería que como país no lo pudiéramos hacer! Vamos a conseguir que la gente tenga un trabajo digno, pueda devolver sus créditos y que se quede tranquila.

–También han aprobado medidas en favor las científicas. Representan el 40% del total de los científicos, pero sólo son el 20% de las directivas.

–Son medidas para que haya menos sesgo masculino. Queremos que haya más igualdades en los tribunales, por ejemplo. Y el cambio de baremación del currículo en la época maternal también es una medida en este sentido.

Universidades

–¿Bonificará al 100% las cuotas de la Seguridad Social de las prácticas?

–Estamos intentando que los aspectos positivos de cotizar no se descompensen por que deje de haber becas. Bonificar el 100% es lo que se hacía antes y vamos a ver hasta dónde podemos llegar.

–¿Va a retirar la exigencia de un mínimo de un 6,5 de nota media para que un alumno pueda recibir la cuantía fija de las becas?

–Hay que rehacer el sistema de becas y eso lo está haciendo el Observatorio de Becas. Pero también hay que pensar en quien saca un 8, ¿no?

–¿Es partidario de dar más beca a quien mejor nota saque?

–Tenemos que encontrar un equilibro y pedir un poco más o un poco menos de nota no es una cuestión ideológica. Premiar a los que mejores notas sacan no es algo liberal o americano. Con el sistema de estipendio de la Unión Soviética, quien sacaba un 6,5 se iba a su pueblo proque la URSS sólo gastaba en quien iba a ser útil al Estado. Todo el mundo tenía derecho a estudiar, pero también tenía que demostrar cada año que tenía derecho a estudiar. Y las becas variaban según las notas. He vivido allí.

–¿Cree que hay demasiadas universidades en España?

–No. El otro día me dijeron que en Estados Unidos hay miles de universidades. Allí sí que sobran. En España, cuando comenzó el Estado Autonómico, se crearon muchas universidades con la idea de acercar la universidad a la gente. Lo que ocurre es que el sistema debe tender a autocorregirse y a hacerse eficiente.

–¿Cuánto le queda de ministro?

–Lo que decida el presidente.

–Si otro partido le pidiese que continuase como ministro, ¿aceptaría?

–Amí nunca me ha llegado la propuesta de ningún partido, tan sólo la de un presidente que conocía personalmente y que lideraba un proyecto en el que yo tenía cabida, como así ha sido.

–¿Y si Pedro Sánchez le ofrece ir en las listas como diputado?

–Ni lo pienso. Ahora tengo que sacar dos disposiciones importantes para los científicos y vamos a intentar aprobar las reformas más urgentes para la universidad. Ojalá se instalase algo más de sensatez y amplitud de miras entre los grupos políticos para lograr acuerdos importantes.