Orihuela intenta recuperar el día a día sin casas, sin luz y sin comida

Entre la vida destrozada de Josemi encontramos una lista de la compra que nunca se utilizó. Una imagen que refleja la falta de víveres desde hace días en varias pedanías de Orihuela, Alicante. Con los electrodomésticos reventados apenas había que comer. Sobrevivían a base de la solidaridad de sus vecinos, de bocadillos o apañándose con sobres de sopa. Además con los colchones inservibles muchos no tenían donde dormir e iban a casas altas de vecinos, como la de Isabel, que ofrecía sus camas a los más afectados. Caminando entre ruinas vemos la desolación en cada vivienda. Una ruina, una pesadilla aún por borrar para intentar recobrar sus vidas.