La OCDE alerta sobre la integración de los jóvenes inmigrantes en España

Salvamento Marítino rescata a inmigrantes./EFE
Salvamento Marítino rescata a inmigrantes. / EFE

La organización recuerda que la mitad de los niños extranjeros se encuentra en situación de pobreza y avisa sobre el alto porcentaje de 'ninis'

COLPISAMadrid

La integración de los niños y de los jóvenes inmigrantes en España tiene muchas lagunas, según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 'Sentirse cómodo', el nuevo informe de la entidad internacional, publicado este sábado, avisa de que los menores nacidos en el extranjero o con padres foráneos tienen en España más posibilidades de caer en la pobreza infantil, el desempleo juvenil o la precariedad que sus coetáneos nacionales.

En concreto, la OCDE avisa de que la mitad de los hijos de inmigrantes están en situación de pobreza en España (igual que en Grecia), el doble que los hijos de españoles. En la última década, los índices de pobreza relativa en hogares inmigrantes en España ha crecido por encima del 10%, mientras que en la media de los países ricos el aumento ha sido de sólo el 1%. Los países en los que menos niños inmigrantes están en situación de pobreza son Letonia, Alemania e Israel, con niveles de alrededor del 20%.

El estudio de la OCDE subraya los altos índices de abandono escolar de los inmigrantes en España, 13 puntos más que los nativos. También España tiene el porcentaje de 'ninis' inmigrantes más alto de los países que conforman la entidad.

Respecto al conjunto del informe, las conclusiones de la OCDE ponen el foco en la disparidad de adaptación al nuevo país según el género. Las mujeres migrantes suelen quedarse atrás en la integración en sus países de acogida, algo que la Comisión Europea considera un «tema de preocupación».

Los países que componen la OCDE cuentan con 128 millones de migrantes, y la Unión Europea (UE) con 58 millones, lo que representa el 10% de la población.

Las mujeres, las peor integradas

Durante la última década, la cifra ha aumentado en un 28% en la UE, donde dos tercios de los inmigrantes vienen de países de fuera de la Unión, señala este informe publicado la víspera de la cumbre de la ONU que debe aprobar el Pacto para las Migraciones en Marrakech.

«En numerosos países, algunos grupos vulnerables de inmigrantes como los refugiados pueden tardar 15 años o más, de media, en alcanzar un índice de empleo similar al de los nativos del país», afirman en el preámbulo del informe el comisario europeo para las migraciones, Dimitris Avramopoulos, y el secretario general de la OCDE, Angel Gurria. «La inclusión de las familias migrantes, que cuentan con muchas mujeres, es igualmente un motivo de preocupación», añaden.

Las mujeres migrantes que trabajan son menos que las del país de acogida (57% frente al 63% dentro de la UE). Una parte de ellas se quedan, sin escogerlo, fuera del mercado de trabajo (una de cada cinco dentro de la UE), lo que atribuyen a razones familiares (35% para las migrantes, frente a un cuarto de las mujeres nacidas en el país).

Las migrantes que trabajan en el cuidado de personas en la UE son diez veces más numerosas que las del país de acogida, y además el 36% de éstas están sobrecualificadas, frente al 22% de las oriundas (y el 31% de los hombres migrantes).

«La falta de integración puede tener un coste importante en términos de productividad y crecimiento», señalan Gurria y Avramapoulos, que mencionan también «los coste políticos, la inestabilidad y más en general el coste negativo para la cohesión social» que esto provoca.

 

Fotos

Vídeos