El surfista cántabro con leucemia atrapado en Bali vuelve a casa

Cristian, en el hospital de Bali con unos amigos./
Cristian, en el hospital de Bali con unos amigos.

La familia agradece la ayuda social recibida y pide que se suspendan temporalmente las donaciones, a la espera de conocer el coste que tendrá su traslado en un avión comercial con apoyo médico

MARIÑA ÁLVAREZ / NACHO G. UCELAY

Una mejoría en los resultados de las analíticas de Cristian Bosco de la Mora podría permitir su inminente traslado a España en un avión comercial con apoyo médico, una alternativa que será posible gracias a la intervención de la compañía de seguros SOS International, que se ha interesado por el caso del surfista cántabro ingresado en un hospital de Bali con leucemia hiperleucocitósica aguda.

La familia, muy agradecida por las donaciones realizadas por miles de personas cuando comenzó la campaña para poder contratar un avión privado que lo trajese de vuelta a casa, solicita ahora que se suspendan, de momento, las aportaciones. Esta mañana ha quedado temporalmente bloqueada la cuenta abierta por la Obra Social 'la Caixa' y El Diario Montañés, a la espera de conocer el coste que tendrá el traslado en avión comercial que deberá ser presupuestado por SOS International y aún no ha confirmado este dato.

El joven viajará en las próximas horas a España en la zona de business, cerrada para él, y acompañado por dos médicos y dos enfermeros de esta aseguradora. Esta misma mañana, el propio Cristian ha escrito un mensaje en su muro de Facebook, en el que agradece todo el apoyo recibido y sigue solicitando donaciones de sangre en el hospital Sanglah de Bali en el que se encuentra ingresado, ya que podría necesitar varias transfusiones durante el vuelo.

«Bueno chicos, el sol sale hoy en esta habitación de hospital; hoy me dijeron q mis glóbulos blancos han bajado bastante!! Las plaquetas están bastante bien!! Hemos reunido casi todo para el avión ambulancia, estoy lleno de felicidad!! Ahora les pido una cosa más: si cualquiera q pueda a venir a donar sangre hoy desde ahora hasta la noche, la donación es en el hospital Sanglah General Hospital Denpasar. Digan q es para Cristian 0+!! Vamos a ayudar por esta última vez!!! Les agradezco a todos muchísimo lo q han hecho. Este es un día de esperanza, vamos con todooo, gracias gente!!!! Los quiero».

Un calvario

Llegado a Indonesia el 4 de mayo para cabalgar sobre las mejores olas, Cristian, de 29 años, ingresó el 18 de junio en el Sanglah Hospital por un fuerte dolor abdominal acompañado luego por una persistente hemorragia nasal que no conseguía detener. Tras ser sometido a algunas pruebas le fue diagnosticada una leucemia hiperleucocitósica aguda, un tipo de cáncer de sangre y médula ósea que anula el sistema inmune de quien la padece y produce además inflamaciones agudas en órganos que son vitales, como los riñones o los pulmones. La gravedad de su dolencia aconsejó su traslado a otro centro médico, el Siolam Hospital, donde el chico y los médicos que le atienden iniciaron una carrera contrarreloj para intentar estabilizar la enfermedad, que tratan actualmente con transfusiones de sangre continuas a la espera de poder someterse a un trasplante de médula.

Surge, en este punto, el gran problema al que se enfrenta Cristian, ingresado actualmente en un centro médico en el que no es posible practicar esa operación. Acostumbrado a viajar, el muchacho había contratado un seguro de viaje con la compañía norteamericana Global Benefits Group (GBG), con la que, según asegura la prima de Cristian, Mercedes Fernández, «la comunicación ha resultado difícil desde el principio e inexistente al final».

Al parecer, la póliza contratada cubre el traslado al lugar más próximo en el que el joven surfista pudiera ser tratado de su enfermedad. Singapur, en este caso. Inicialmente disconforme con esta decisión –los médicos aconsejan la evacuación de Cristian en un avión medicalizado y no en uno comercial como propone la empresa– la familia del joven decidió en su desesperación aceptar la propuesta de la aseguradora, que, sin embargo, y por razones que se desconocen, «se ha echado atrás». Primero «me decían que estaban recabando información del caso». Luego ya, directamente, «han dejado de contestar a mis llamadas». Mercedes, que se ha hecho cargo de esta gestión en concreto por su dominio del inglés», sospecha que la compañía que aseguró a su primo «está haciendo todo lo posible por no hacerse cargo».