Felipe VI, al servicio de Isabel II

El rey Felipe VI (i) y su mujer, la reina Letizia (d), flanquean a la reina Isabel II.

El Rey es investido caballero de la Orden de la Jarretera, en la ceremonia más colorida de cuantas celebran las monarquías europeas

R. C.

En julio pasado, en el viaje de Estado que don Felipe y doña Letizia realizaron a Londres, la reina Isabel II le impuso al Rey de España la orden de caballería más importante y antigua de Reino Unido: la de Jarretera. En la cena de gala que en honor de los monarcas españoles se sirvió en Buckingham, Felipe VI estrenó la característica banda de color azul. Pero no ha sido hasta este lunes cuando ha sido investido caballero. El motivo hay que encontrarlo en que la ceremonia de investidura de esta selecta orden se realiza solo una vez al año, en junio.

Y la ceremonia es, sin duda, la más colorida de cuantas realizan las monarquías europeas. Tiene lugar en el castillo de Windsor. Con toda la pompa de la que es capaz la Casa Real británica. Los caballeros son investidos en el salón del trono y a continuación parten en procesión, ataviados con capas de armiño y sombrero con pluma, hasta la capilla de San Jorge, escenario de la boda, por ejemplo, de los duques de Sussex, Harry y Megham.

Tras la ceremonia religiosa hay una reunión del capítulo de los caballeros de la Orden, a la que también pertenece el rey Juan Carlos, y luego la procesión de los caballeros en carruaje, que resulta, sin duda, lo más llamativo. Fue en ese momento cuando pudo verse casi al completo a la Familia Real británica, y compartir coche de caballos a doña Letizia con Catalina de Cambrigde.

Don Felipe no es el único monarca europeo que este lunes ha sido investido. También Guillermo de Holanda, quien igualmente recibió la orden a lo largo del año pasado. Los reyes de España y de los Países Bajos han ido acompañados de las reinas Letizia y Máxima. Ambas rivalizaron en estilismo. Mientras que la esposa de Felipe VI optó por un vestido blanco con algún detalle en negro y grandes mangas abullonadas, la reina de los holandeses lució un vestido capa de color nude. Sorprendió que doña Letizia fuera tocada mientras que Máxima no lució ningún complemento en el pelo. De puertas a dentro. Porque, para la ceremonia religiosa, se colocó un vistoso tocado.

Carlos de Inglaterra y su esposa la duquesa de Cornualles fueron fieles a esta cita. El heredero de la reina Isabel será, llegado el día, el gran maestre de una orden que data de 1348 y que se concede solo a hombres. Caballeros que, de algún modo, juran fidelidad a la reina Isabel y se ponen a su servicio con un objetivo definido: mantener la paz.

El rey Guillermo de Holanda (i) y su mujer, la reina Máxima, flanquean a la reina Isabel II.
El rey Guillermo de Holanda (i) y su mujer, la reina Máxima, flanquean a la reina Isabel II.

Más información