Este lunes arranca el juicio contra la asesina confesa del pequeño Gabriel

Su detención y confesión del crimen sacudía a todo el país tras 13 días de búsqueda de Gabriel, de ocho años de edad y desaparecido el 27 de febrero de 2018 en las cercanías de la casa de su abuela en Las Hortichuelas, Almería, donde ahora se le recuerda con un mural.  Ana Julia Quezada, pareja del padre del pequeño, era sorprendida con el cuerpo del niño en el maletero del coche, cuando lo trasladaba desde la finca familiar en la que había acabado con su vida y lo había enterrado. Atrás quedaban dos semanas de engaños, con pistas falsas como una camiseta, ante unos padres desesperados y torturados aún más emocionalmente por mantener la compostura ante ella una vez que les confirmaban las sospechas, por la esperanza de encontrarle sano y salvo. Su asesina confesa, aislada y con presas sombra para evitar su suicidio en la cárcel, se sentará ante un jurado popular este lunes en la Audiencia Provincial de Almería, tras una fase de instrucción en la que ha tratado de relacionar la muerte de Gabriel con un homicidio involuntario para reducir su condena. Tanto la Fiscalía como la acusación particular, los padres, pedirán la pena máxima de prisión permanente revisable por asesinato con alevosía. Justicia por un Gabriel simbolizado en un "pescaíto", como le gustaba, que movilizó a todos, tanto en su búsqueda como en la ola de mensajes de mayores y pequeños por su recuerdo.