Ciudadanos descarta pactos con el PSOE tras el 28-A y allana el camino al acuerdo con PP y Vox

Reunión del Comité Ejecutivo de Ciudadanos. / Foto: EFE/ Luca Piergiovanni / Vídeo: Virginia Carrasco

La formación de Rivera evita extender el veto a los socialistas en las autonómicas y municipales de mayo

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Ciudadanos despejó este lunes una de las incógnitas de la campaña al cerrar a cal y canto la puerta a un pacto con Pedro Sánchez y el PSOE tras las elecciones generales. La ejecutiva nacional del partido, a la que pertenecen todos los dirigentes territoriales, ratificó por «unanimidad» la decisión, que ya aventuró el pasado viernes Albert Rivera al poner un «cordón sanitario» en torno al líder socialista. «Ningún voto que vaya a Ciudadanos va a servir para que Sánchez siga como presidente del Gobierno», aseveró su número dos, José Manuel Villegas.

El secretario general del partido justificó esta línea roja a los socialistas por sus alianzas con Unidos Podemos y con los independentistas catalanes, que abocaron al país, según Ciudadanos, a la peor crisis desde el golpe de Estado del 23-F. «Queremos enviarlos a la oposición -recalcó Villegas- para que reflexionen y piensen si quieren librarse de la etapa negra que están viviendo».

Con este movimiento, Rivera y su círculo esquivan la pregunta que PP y Vox hacen día sí y día también para que aclaren si llegado el caso serían capaces de mantener en el poder a Sánchez. De paso, enfrían algunos guiños que reciben desde Ferraz. «No es no», insisten en las filas naranjas.

La intención de la cúpula de Ciudadanos es reeditar el pacto andaluz a nivel nacional, pero con una salvedad, que sea su partido el que encabece la alianza. Entre los liberales se ha instalado la convicción de que pueden superar al PP el 28 de abril, y erigirse como líderes del centro derecha. Para ello están dispuestos a «desbordar las siglas» y aglutinar en torno a Ciudadanos candidaturas que incluirán independientes y dirigentes con pasado en otros partidos. Si para conformar gobierno necesitasen finalmente de Vox, como apuntan todas las encuestas, pondrán a los de Santiago Abascal ante la tesitura de apoyar una «nueva etapa» encabezada por Albert Rivera o si su bloqueo hace posible un Gobierno del PSOE con los soberanistas.

El entendimiento postelectoral entre PSOE y Ciudadanos es, sin embargo, una opción que cuenta con un amplio respaldo entre los votantes socialistas y liberales, y es también la fórmula que más apoyo social suscita. Un sondeo de Metroscopia publicado este lunes por 'El Heraldo de Aragón' señala que ese acuerdo cuenta con el beneplácito del 46% de la ciudadanía, porcentaje que sube al 62 y al 66 entre los votantes del PSOE y de Ciudadanos.

Vídeo: Virginia Carrasco
Comienza la precampaña electoral

Entre los dirigentes y barones socialistas las preferencias están repartidas. Hasta hace poco, la opción que tenía más adeptos era el entendimiento con Unidos Podemos, pero las malas expectativas de la formación morada han cambiado las tornas porque ese hipotético acuerdo sería insuficiente para gobernar.

Más «cómodos» con Vox

La decisión del partido de Rivera no sorprendió en el PSOE. El ministro y secretario de Organización, José Luis Ábalos, señaló este lunes que parece evidente que a Ciudadanos «le cuesta menos pactar con extremistas de derecha que con los socialdemócratas. Ellos sabrán si se sienten más cómodos». Pero incluso sin el portazo la aproximación estaba complicada por las malas relaciones entre Pedro Sánchez y Rivera. Ambos mostraron cierta empatía tras el acuerdo que alcanzaron en febrero de 2016 para la investidura del socialista, después frustrada por la negativa de Podemos a respaldarla, pero desde entonces solo han tenido desencuentros políticos y personales.

Una animadversión que se ha extendido a los grupos parlamentarios de ambos partidos, cuya colaboración en estos últimos meses ha brillado por su ausencia con alguna excepción. En el PSOE consideran que Ciudadanos ha abandonado el centro para irse a la derecha, y citan como botones de muestra el pacto en Andalucía con PP y Vox, y «la foto de Colón» de los líderes de los tres partidos tras la manifestación de hace nueve días para «echar» a Sánchez de la Moncloa. En las filas liberales, en cambio, aprecian que los socialistas, con el 'sanchismo', han abandonado el bloque constitucionalista y han preferido abrir un canal de diálogo con las fuerzas independentistas catalanas y «ceder» ante Quim Torra.

De momento, el veto al PSOE se circunscribe solo a la Moncloa, y no afecta a los gobiernos autonómicos y municipales donde ambas formaciones podrían entenderse, al menos eso espera Ciudadanos. «Esa decisión se tomará en su día», apuntaló Villegas. Hasta ahora, la formación liberal no se cerraba a pactar con los barones socialistas a los que considera alejados del «sanchismo», como el castellano-manchego, Emiliano García-Page; el extremeño, Guillermo Fernández Vara; o el aragonés, Javier Lambán, a quienes les salen las cuentas para ser reelegidos con el voto de Ciudadanos.

Más información