Caso Juana Rivas

La Justicia italiana ha sentenciado en el caso de Juana Rivas. Sus hijos deben estar, en "excluisva", con su padre.  La sentencia considera que solo así se preserva el equilibrio mental y físico de los pequeños,  y subraya el carácter manipulador de la madre.Ella podrá verlos un fin de semana de cada dos si está en Italia, uno de cada cinco si vive fuera y durante las vacaciones podrá traerlos a España.El periplo judicial de Juana Rivas y su expareja comenzó cuando él fue condenado en 2009 por malos tratos y cumplió su condena.Esta sentencia italiana llega después de que la Audiencia de Granada ratificara la semana pasada la pena de cinco años de prisión para la madre por sustracción de sus dos hijos a lo largo de 14 meses, entre 2016 y 2017.Ahora, el juez italiano es muy claro, para evitar cualquier tentación, los viajes estarán controlados por las autoridades y los documentos de identidad de los menores permanecerán consignados por funcionarios del Ministerio de Justicia cuando los pequeños estén en España.Y en una decisión inusual, el juez obliga a Rivas a seguir una terapia semanal de la que deberá dar cuenta cada tres meses en Italia.