Borrell pagará la multa de la CNMV por uso de información privilegiada

Josep Borrell, interpelado por la venta de acciones en el pleno del Congreso/EFE
Josep Borrell, interpelado por la venta de acciones en el pleno del Congreso / EFE

El ministro de Exteriores niega que vendiera acciones de Abengoa de forma irregular pero no recurrirá ante Economía por evitar un «conflicto»

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Josep Borrell no recurrirá la multa que le impuso la Comisión Nacional del Mercado de Valores por el uso de información privilegiada en la venta de acciones de Abengoa, compañía de la que era consejero. El ministro de Exteriores ha insistido este miércoles en su inocencia pero anunció que pagará para evitar un «conflicto de intereses», ya que sería al Ministerio de Economía a quien correspondería pronunciarse sobre el asunto como paso previo a la resolución de los tribunales.

Borrell reiteró, a una pregunta del PP durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, los argumentos que ya empleó la semana pasada cuando trascendió la sanción del órgano supervisor: que cuando vendió los 9.000 euros en acciones de Abengoa, correspondientes a una cartera de su exmujer que él gestionaba, no hizo uso de la información que «hubiera podido obtener» en su condición de consejero. Y que, de hecho, él perdió una cantidad muy superior porque no vendió sus propias acciones (al ser consejero tampoco podía hacerlo sin informar previamente).

La CNMV fecha la operación de venta que sí realizó en noviembre de 2015. Abengoa anunció concurso de acreedores el 25 de ese mes. «Debo reconocer que la operación (...) no fue adecuada por el momento en que se produjo y por la apariencia de irregularidad que ha podido tener», admitió por primera vez el ministro. Aun así, esgrimió que el «error» sólo constituye una «falta administrativa» que en ningún caso afecta, según la legislación vigente, a su «idoneidad» para ejercer una función ministerial. Algo que el primer partido de la oposición pone en cuestión.

Borrell ha explicado en los pasillos del Congreso lo que no le ha dado tiempo a decir en su respuesta en el pleno de control en respuesta al diputado del PP José Ramón García-Hernández, y es que comunicará a la CNMV que no va a recurrir «porque nadie entendería un recurso» ante el mismo Gobierno del que él forma parte. Según ha explicado, sus asesores jurídicos han llegado a la conclusión de que no puede recurrir la sanción directamente ante los tribunales, sin pasar primero por el trámite del recurso de alzada ante el Ministerio de Economía. «Políticamente, que un ministro recurra ante un Gobierno del que forma parte puede dar lugar a muchas lecturas», ha reconocido.

Borrell ha seguido manteniendo que no utilizó información privilegiada al vender esas acciones por valor 9.000 euros, porque de haberla tenido no habría perdido la práctica totalidad de su inversión en la empresa y sufrido pérdidas «muy, muy elevadas». Es más, está convencido de que si acudiese a los tribunales estos le darían la razón. La operación de venta, de unas acciones que formaban parte de una cartera de un familiar, se produjo en noviembre de 2015 y la CNMV abrió una investigación en julio de 2017, que ahora ha finalizado con una sanción.

Ante el pleno del Congreso, el ministro ha reconocido que esa operación «no fue adecuada por el momento en que se produjo y por la apariencia de irregularidad que ha podido generar». «Fue un error que puede constituir solo una falta administrativa y que además no afecta, según la legislación vigente, a mi idoneidad para ejercer una función ministerial», ha defendido ante la pregunta del 'popular' García-Hernández.

Así, ha reconocido que «desde el punto de vista procedimental hubo una actuación en un momento en que no podía haber actuado» pero ha añadido que eso es «una falta administrativa» y ha pedido que se distinga entre «el momento» de la operación de la acusación de haber usado información privilegiada«.

Dilema

El diputado del PP le había puesto precisamente ante ese «dilema moral» de recurrir o no la sanción, pero también le ha recordado que es cierto que esos 9.000 euros no son «apenas dinero comparado con los dos millones que cobró como consejero» de Abengoa, «el mejor pagado justo antes de su crisis». Mientras Borrell ha mantenido que si hubiera tenido información privilegiada no habría perdido su inversión en la empresa, García-Hernández le ha respondido que, como consejero, no podía venderlas.

El diputado popular le ha asegurado, aunque el ministro lo negaba, que en otros países esta misma sanción «acarrea un delito muy grave» y le ha emplazado a pedir perdón a los accionistas de la empresa que perdieron dinero. «Yo también soy accionista de Abengoa, que lo perdí todo», ha respondido el ministro ante los periodistas. García-Hernández ha abundado en que, en España, esta sanción supone «inhabilitación» para formar parte de un consejo de administración según el Código de Buenas Prácticas de las empresas, «pero no parece que lo sea para el Consejo de Ministros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos