Ayuso logra su investidura en Madrid tras comprometerse a cumplir el acuerdo con Vox

Isabel Díaz Ayuso, durante el debete de investidura este miércoles.

La presidenta electa relativiza sus diferencias con el partido de Abascal, que circunscribe a la votación su alianza con los populares

NURIA VEGAMadrid

Pese a que en algún momento entre el martes y el miércoles hubo quien en el Partido Popular temió que Vox rehusara apoyar la investidura de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid, no hubo finalmente alteraciones en el guion. La candidata de los populares se esforzó por limar asperezas en la cuenta atrás para su elección y garantizó que cumplirá «en su totalidad» tanto el pacto programático suscrito con Ciudadanos, su socio de Gobierno, como el documento acordado con el partido de Santiago Abascal. El consenso se materializó pasadas las seis de la tarde en 68 votos a favor de su designación como representante autonómica que ponen en marcha una legislatura que incluso los suyos auguran «complicada».

El camino quedó despejado a media mañana. La portavoz de Vox en la Asamblea, que apenas 24 horas antes había mostrado sus discrepancias con el discurso de la candidata, subió a la tribuna y ratificó que su partido cumpliría lo pactado tras dos meses de negociaciones. El suyo, advirtió en todo caso, no es un «cheque en blanco». Es más, dio por agotado su compromiso con el PP en la misma votación de investidura e invitó a Díaz Ayuso a buscar complicidades en la izquierda para sacar adelante la integridad de los 155 puntos de su programa de gobierno con Ciudadanos o renunciar a aplicar algunas de las medidas.

«Nosotros -marcó perfil propio- nunca estaremos al lado de quienes reclaman un nuevo sistema de financiación autonómica. Esa es la pretensión de quienes quieren camuflar el poco futuro del sistema autonómico, que ahoga a los españoles, los divide, los endeuda, los enfrenta». Apenas hubo debate. Monasterio renunció a la réplica y Díaz Ayuso se inclinó por ensalzar lo común.

Poco después también el futuro vicepresidente de la Comunidad de Madrid, el dirigente de Ciudadanos Ignacio Aguado, entendió «perfectamente asumibles» las propuestas que Vox presentó hace dos semanas para hacer posible el acuerdo con el PP. El partido de Abascal elaboró entonces un documento de tres folios en el que no se recogen algunas de sus exigencias más controvertidas. Fuera quedaron la derogación de artículos de la normativa sobre derechos LGTBI o la creación del 'pin parental', un protocolo que permitiría a los padres consentir o no que sus hijos reciban determinados contenidos educativos que afecten a sus convicciones morales.

El «peligro que acecha»

Tanto el PP como Ciudadanos confían ahora en poder granjearse el apoyo externo de Vox durante la legislatura y replicar la mayoría absoluta que hoy permitió la investidura de Díaz Ayuso para gobernar en la Comunidad. De momento, la representante de los populares ha encontrado no sólo en el independentismo, sino en la izquierda, a la que acusa de una actitud de «superioridad moral» y que se propone combatir, el argumento para mantener unido el bloque de la derecha.

«¿Quién está en peligro en Madrid? -respondió ya a última hora el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo- ¿Qué acecha a nuestra Comunidad? (...) No compartimos esa visión frentista que pretende dejar al margen a la mitad de nuestra Comunidad».

Fue, en todo caso, en el intercambio dialéctico con Podemos y Mas Madrid cuando el debate alcanzó este miércoles los mayores niveles de tensión. Y Díaz Ayuso aprovechó para salir en defensa de Vox ante los reproches de la oposición por la alianza entre los populares y la ultraderecha. Se refirió expresamente a Santiago Abascal como víctima del «acoso totalitario del entorno de la ETA» y censuró que la izquierda se «entienda» con Bildu mientras cuestiona a otras formaciones. «Pero los ultras -ironizó- somos otros».

Mientras, desde la dirección nacional del PP se dieron por satisfechos con la investidura. El presidente de los populares trasladó su enhorabuena a través de Twitter. Y fuentes del partido concluyeron que Díaz Ayuso, además de amarrar uno de los gobiernos autonómicos más relevantes para los populares, ejercerá de puntal del proyecto de oposición de Pablo Casado a Pedro Sánchez y sus aliados en la izquierda.

MÁS INFORMACIÓN