Mucho más que andaluzas

Las elecciones al Parlamento de Andalucía del 2 de diciembre conformarán el órgano legislativo de la comunidad con más habitantes de España y la que soporta una mayor tasa de desempleo. La concurrencia de hasta cinco opciones con posibilidades de representación confiere a la campaña una especial viveza. Aunque lo característico de estas elecciones es que, tanto por el momento político como por la fecha en la que tendrán lugar –a menos de seis meses de una convocatoria general– se han convertido en las más 'nacionales' de las celebradas hasta ahora en Andalucía. Pero el hecho de que todas las formaciones afronten estos comicios como preámbulo de una liza definitiva no debería hacer olvidar que son los andaluces quienes tienen la oportunidad de elegir a sus representantes, de decidirse por quienes consideren que afrontarán mejor sus problemas desde la política. Será un acto de autogobierno. Las encuestas conceden una ventaja de partida al socialismo de Susana Díaz, que puede verse favorecido tanto por el atractivo de un voto que se presume ganador como por la presencia de Pedro Sánchez en la Moncloa. Por eso mismo, el 2 de diciembre constituye un desafío casi a contrapié para las aspiraciones de Pablo Casado al frente del PP, tanto en cuanto a la distancia a la que podría situarse respecto al PSOE en Andalucía, como sobre todo por el pulso que mantiene con Albert Rivera y Ciudadanos. La sola eventualidad de que esta última opción pudiera situarse por delante de los populares en las autonómicas andaluzas está metiendo tal presión al PP que corre el riesgo de inducir un fatal alejamiento de Casado respecto a Juan Manuel Moreno. Pero el escrutinio tampoco será inocuo para las perspectivas de Pedro Sánchez: estos comicios coinciden con el momento en que se despejarán las dudas sobre la tramitación o no de los presupuestos para 2019, cuando Pablo Iglesias ya ha advertido de que no resultaría sensato un gobierno en minoría sorteando lo que resta de legislatura a base de decretos-ley. La abierta confrontación entre la candidatura de Teresa Rodríguez y el proyecto de Susana Díaz completa la coreografía de la crisis que asoma en el acercamiento protagonizado en las últimas semanas por Iglesias hacia a Sánchez.

 

Fotos

Vídeos