Más de 200 afectados por los atentados del 17A reclaman ser reconocidos como víctimas

Han pasado dos años pero las heridas todavía siguen latentes. Ese 17 de agosto Ramón estaba en un autobús subiendo las ramblas. No dudó en bajar a socorrer a los heridos. Salvó a tres mujeres. Silvia estuvo 5 horas confinada en una farmacia. Recuerda un silencio en el que no reconocía su propia ciudad. Luego vino el estrés post traumático, las secuelas. Aún así, el Ministerio no les reconoce como víctimas. Como ellos, más de 200 personas luchan para que se reconozca que ese infierno también ha marcado desde entonces su vida.-Redacción-