Rajoy presiona con la economía: el crecimiento «se podría torcer» si no hay Gobierno

El candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy./
El candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy.

El presidente en funciones recuerda que la recuperación «tiene un límite» y que la situación «podría cambiar» ante la falta de un Ejecutivo que no esté en funciones

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La economía se ha convertido en el principal aliado de Mariano Rajoy en su discurso de investidura en el Congreso de los Diputados, al recordar que, si las Cortes no le otorgan la confianza necesaria para investirle como presidente y se prolonga su situación de interinidad, las cosas se podrían torcer y evolucionar a peor. La ralentización del crecimiento económico del país -un 0,8% hasta junio, más del doble que la media europea- es el fantasma con el que amagó Rajoy para intentar convencer a los diputados.

Aunque el presidente en funciones ha reconocido que la falta de un Ejecutivo durante ocho meses ha conseguido no ha influido en la economía, también ha advertido que esta racha no es para toda la vida. Estamos logrando que la confianza de la economía supere a la de la incertidumbre política, ha insistido, para a continuación advertir de que todo tiene un límite y esto puede cambiar. De hecho, ha recordado que son muchos los avisos que llegan desde dentro y fuera de España -empresarios, organizaciones internacionales, inversores- para que se constituya cuanto antes un Gobierno definitivo.

El candidato ha puesto una fecha económica clave sobre la tribuna del Congreso: el próximo 15 de octubre, el día en el que, como máximo, el Ejecutivo debe presentar su plan de estabilidad presupuestaria a la Unión Europea. Rajoy ha recordado que España ha conseguido un importante grado de flexibilidad presupuestaria, al conseguir retrasar hasta 2018 el cumplimiento del objetivo del déficit por debajo del 3%. Por ello, ha instado que es inaplazable e imprescindible adoptar las medidas necesarias para cumplirlo. Si no se hace, el presidente en funciones ha reiterado la amenaza que supone para el país: sanciones, pérdida de fuentes de financiación comunitaria y menoscabo de la credibilidad ganada durante mucho tiempo.

Durante su discurso de investidura, Mariano Rajoy ha recordado algunas de las grandes medidas económicas acordadas con Ciudadanos en su pacto de '150 Compromisos para mejorar España'. Entre ellos, la creación de medio millón de puestos de trabajo al año hasta 2020, para alcanzar los 20 millones de cotizantes. Esta ha sido siempre mi máxima preocupación y prioridad, ha indicado. Para lograr este objetivo, el candidato ha propuesto un sistema que combine la flexiseguridad, así como fomentar la creación de empleo estable, con medidas como tres únicas modalidades de contrato, exención de cotizar en los primeros 500 euros de sueldo durante cuatro años, o implantar el sistema individual de protección denominado 'mochila austríaca'.

En el campo de los impuestos, ha recordado su compromiso de reducir los tributos y en especial el del IRPF a medida que el crecimiento económico se fortalezca. Tan pronto como el déficit caiga por debajo del 3%, aprobaremos la rebaja del 2% del IRPF, con tramos del 18% al 43,5%. Esto es, inicialmente en el año 2018. En esta materia, Rajoy se ha dirigido especialmente al PSOE para abrir una negociación para diseñar un modelo estable de financiación autonómica que preserve la igualdad de los españoles al recibir servicios públicos.

Rajoy también ha anunciado que, si es investido, convocará de forma inmediata el Pacto de Toledo en materia de pensiones. Es el tema más importante que tenemos entre manos, ha indicado, con el objetivo de fortalecer el sistema y dar tranquilidad a los actuales pensionistas y a los futuros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos