Bauzá se posiciona a favor de un congreso nacional abierto en el PP

El expresidente balear, José Ramón Bauzá./
El expresidente balear, José Ramón Bauzá.

El expresidente balear aboga por la fórmula de “un militante, un voto” en una conversación con el 'think-tank' conservador Red Floridablanca

NURIA VEGAMadrid

A nadie extrañará que José Ramón Bauzá se muestre partidario de que el próximo congreso nacional del PP renueve su liderazgo bajo la fórmula de un militante, un voto. Ese fue el método que aplicó por primera vez en Baleares, ante la sorpresa, asegura, de la dirección nacional del partido. En dos ocasiones, la militancia eligió a Bauzá líder de los populares en las islas a través del voto directo y no de compromisarios; una fórmula que, a su juicio, equipara las oportunidades de quienes tienen padrino y quienes no. Yo creo en un congreso abierto -se reafirma-, () lo defenderé siempre porque ya lo he puesto en práctica.

En una conversación con el 'think-tank' conservador Red Floridablanca, el expresidente balear y actual senador recuerda que las circunstanciales excepcionales que se vivían en su territorio, golpeado por la corrupción, hacían necesario actuar de manera inmediata para recuperar la confianza del electorado. En este contexto enmarca su determinación de dar voz a la militancia y de expulsar a todos los imputados del PP que tuvieran impuestas medidas cautelares. Para quedar bien, que se quede cada uno en su casa, defiende.

En la última semana, vicesecretarios como Javier Maroto han recogido también la urgencia de escuchar a los afiliados. La voz de la militancia siempre tiene que ser oída y respetada, sostiene hoy mismo en Twitter el responsable de Acción Sectorial del partido, el mismo que demandó una purga en las filas populares que librara al PP de la corrupción y se plantó ante las explicaciones de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá.

El PP entiende que ha llegado el momento de recuperar el voto perdido y Bauzá apunta que la democracia interna en los partidos es una fórmula para combatir el desafecto del electorado. El miedo -insiste- sólo obedece a que hay algo que no queremos que se vea. Del mismo modo, el expresidente balear insta a que dimitir esté a la orden del día. En su caso, él mismo dio un paso atrás tras constatar que pese a haber ganado las elecciones autonómicas de mayo de 2015, su partido no podía formar Gobierno. A mí no me cuesta asumir que no era el resultado que esperábamos, y si alguien tiene que asumir los resultados, en primer lugar tiene que ser el presidente, sentencia. Viendo que ganando no podemos configurar el Gobierno y que hemos perdido parte de la confianza de nuestro electorado -relata su situación de hace un año-, yo debo presentar esa renuncia.