Mas, a los alcaldes proconsulta: «Pasaréis a la historia de Cataluña con letras grandes»

Artur Mas, junto a los partidarios de la consulta. /
Artur Mas, junto a los partidarios de la consulta.

Los regidores se han reunido con el presidente de la Generalitat, que recibe las actas de aprobación de mociones en favor del derecho a decidir

AGENCIASBARCELONA

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha dicho a los 800 alcaldes catalanes que han acudido al Palau de la Generalitat para cerrar filas con la consulta convocada para el 9 de noviembre que pasarán a la "historia de Cataluña con letras grandes" por representar la unidad de la población catalana.

Acampados en defensa de la consulta

en la plaza de Cataluña

Unas treinta personas seguían acampadas a las ocho de la mañana en la plaza de Cataluña para defender la consulta soberanista del 9 de noviembre, después de pasar la noche sin que se registrara ningún incidente.

Bajo el lema 'Desobeïm' (Desobedezcamos), la plataforma 'Independencia para cambiarlo todo' -que agrupa a diversos colectivos de la izquierda independentista- decidió anoche en asamblea volver a plantar algunas tiendas para pasar la noche en la plaza de Cataluña de Barcelona, pese a que la policía se las requisó anteayer.

Según fuentes de la guardia urbana, hacia las ocho de la mañana seguían acampadas unas treinta personas y tres tiendas del más de un centenar de manifestantes que habían iniciado la protesta, tras una noche en la que no ha habido intervención policial ni se ha registrado ningún incidente.

"Probablemente, dentro de unos años, cuando se retransmitan estas imágenes, éstas formarán parte de la historia con de Cataluña con letras grandes, y vosotros seréis los protagonistas principales", ha dicho a los alcaldes, alegando que representan a la gran mayoría de la ciudadanía del territorio.

noticias relacionadas

En un acto solemne, Mas ha ensalzado la "clave" que supone la unidad conseguida este viernes con formaciones políticas proconsulta de diferente índole -CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP- y ahora con los hasta 920 municipios que han aprobado mociones a favor del derecho a decidir. "Claro que hay incertidumbres y complejidades muy grandes", ha dicho Mas, convencido de que ahora es el momento de mirar las fortalezas del pueblo catalán y de seguir adelante, pese a la hostilidad del Estado, ha dicho, acompañado de la presidenta del Parlament, Núria de Gispert.

En un Palau vestido de gala, Mas ha destacado el "espléndido significado" del acto, que representa el apoyo de la mayoría de la ciudadanía catalana, y ha bromeado con respecto a que, de momento, no caben 7,5 millones de personas en la principal sede del Govern. "Este concepto de 'fer pinya' -frente común- es especialmente importante en este momento porque de una forma o de otra es lo que más necesita el país y es la mejor imagen que podemos dar", después de tres años de movilizaciones en la calle, ha recalcado.

Mas ha saludado especialmente a la presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals, y la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell, por trabajar "al servicio de la libertad de Cataluña". "Algunos dicen que cambiemos de rumbo, que no cumplamos con nuestros compromisos ni escuchemos al pueblo de Cataluña", ha observado, convencido de que el pueblo catalán refrendó en las urnas de noviembre de 2012 un mandato sobre la autodeterminación catalana.

Mensaje claro y unitario

Ha esgrimido una mayoría en las urnas y en el Parlament, un consenso político, movilización ciudadana y ahora además la unidad de los ayuntamientos: "Si todo esto va junto no se puede detener y lo importante es que lo entiendan fuera de aquí. No amenazamos nunca a nadie, solo reafirmamos nuestros deseos, compromisos y anhelos".

Ha cargado contra la "enorme intolerancia y hostilidad" del Estado, al que ha acusado de tender trampas, poner obstáculos, muros y rocas para que los dirigentes catalanas se caigan y no puedan salir adelante. "Nuestro mensaje es claro y hoy se reafirma: por mucho que quieran detener al pueblo de Cataluña no se saldrán con la suya y nosotros sí que saldremos adelante", ha exclamado Mas, que ha observado que cualquier Estado que hubiera visto mayorías en las calles y en las urnas se hubiera sentado a negociar encima de la mesa una forma legal para poder votar.

En el acto, el líder del Govern ha recibido las mociones de 800 alcaldes catalanes de los 920 municipios que han aprobado mociones a favor del derecho a decidir, a proposición de l'Associació Catalana de Municipis (ACM) y de la Associació de Municipis per la Independència (AMI). Además de los numerosos alcaldes -que han escenificado unidad y han entonado gritos a favor de la independencia- han participado los presidentes de la Diputación de Barcelona, Salvador Esteve; de Lleida, Joan Reñé; de Girona, Joan Giraut, y de Tarragona, Josep Poblet, así como alcaldes de diferentes partes del territorio catalán, como la alcaldesa de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) y portavoz de CDC, Mercè Conesa

"No desfallezcamos"

El alcalde de Vic y presidente de la Associació de Municipis per la Independència (AMI), Josep Maria Vila d'Abadal, ha remarcado que "los pueblos y ciudades catalanas quieren votar el 9N" y ha asegurado que la ciudadanía seguirá hablando y secundando las movilizaciones para apoyar el esfuerzo que realizan las instituciones. "La gente nos dice que no desfallezcamos", ha explicado Vila d'Abadal, y ha pedido a los catalanes que sigan demostrando que, por muy diferentes que sean, que sigan demostrando que no se rendirán y que tienen en común su voluntad de votar.

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha reivindicado la capitalidad catalana y ha explicado que la ciudad ha aprovechado su imagen internacional para mostrar el deseo que tienes los catalanes de votar y hacer entender que los ciudadanos apoyan al presidente de la Generalitat, Artur Mas. "Cuando enseñas la imagen de la 'V' de la Diada, la gente se da cuenta de que estamos luchando por los intereses de la sociedad catalana", ha apuntado Trias, y ha agradecido el esfuerzo que están realizando los municipios para aprobar la moción en defensa del derecho a decidir.