Mercedes-Benz entra en los pick-up con la nueva Clase X

Vehículo ideal para uso agrícola o ganadero, además del ocio. :: POLO/
Vehículo ideal para uso agrícola o ganadero, además del ocio. :: POLO

Su precio para el profesional es de 27.900 a 32.000 euros, y para el particular de 37.100 a 44.000

J. A. POLO BADAJOZ.

Es un segmento en el que Mercedes-Benz no estaba presenta, el de las pick-up, incorporándose con la Clase X, un vehículo que puede transportar 1.100 kilos de carga útil, en una plataforma de carga donde sobra espacio para un europalet, disponiendo de una cabina de cinco plazas como un turismo, equiparación que la Dirección General de Tráfico le ha otorgado a los efectos de límite de velocidad, por lo que en autovía son 120 km/h de velocidad máxima y no los 90 km/h de los camiones.

Utiliza un propulsor diésel 2.3 con dos potencias, 163 y 190 CV, con cambio manual de seis marchas o automático de siete, tracción trasera o integral 4x4, pudiendo arrastrar un remolque de 3.500 kilos. Sus precios varían si el comprador es un profesional, empresario u autónomo que puede desgravar el IVA, en cuyo caso oscila de 27.900 a 32.062 euros, mientras que a los particulares les cuesta entre 37.133 y 44.203 euros.

Los abultados pasos de rueda delante y detrás crean el espacio necesario para una vía más ancha y para montar combinaciones de llantas y neumáticos de mayor formato, conformes con las condiciones duras de uso fuera de las vías compactadas. Llantas de 17 a 22 pulgadas. Los estribos laterales están integrados en la carrocería, necesarios para entrar y salir del vehículo.

El voladizo extremadamente corto delante le permite ser más dinámico en el campo, al tiempo que goza de una altura libre al suelo de 20 centímetros y nada menos que 60 de vadeo, datos muy a tener en cuenta para ganaderos y agricultores. El habitáculo no es menos elegante y sugestivo que el diseño exterior. El cariz moderno se ve subrayado por el panel táctil, siendo posible manejar todas las funciones del equipo de telemática mediante gestos o por voz, como en la pantalla de un smartphone, y también pueden introducirse letras y otros caracteres. La suspensión es de muelles, no ballestas, resultando más confortable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos