La gama TGI de Seat con gas natural, GNC, el combustible más barato

Recorrer 100 kilómetros con un Ibiza de gas natual comprimido, GNC, cuesta de 2,97 euros. :: POLO/
Recorrer 100 kilómetros con un Ibiza de gas natual comprimido, GNC, cuesta de 2,97 euros. :: POLO

Su gasto es un 10% inferior al GLP, gas licuado del petróleo, un 30% al diésel y un 50% a la gasolina

JOSÉ ANTONIO POLO ÁVILA.

A la oferta de combustibles, gasolina, diésel, híbrido y eléctrico, hay que sumar los de gas, el natural GNC (gas natural comprimido), también llamado GNV (gas natural vehicular) y el GLP (gas licuado del petróleo), ambos con etiqueta ECO.

El GNC, utilizado por el grupo Volkswagen, siendo Seat su mejor representante, es más volátil que el aire, por lo que de haber una fuga se eleva a la atmósfera, mientras que el GLP es más denso y su fuga se mantiene en las zonas más bajas, motivo por el cual está prohibido estacionar coches de GLP en parkings subterráneos en Portugal, Francia e Italia.

El coste aproximado en recorrer 100 kilómetros se sitúa entre 2,7 y 3,2 euros en los Seat probados, lo cual supone una reducción del 10% sobre el GLP, del 30% sobre el diésel y del 50% sobre la gasolina, con precios de 1,34 euros el litro de gasolina, 1,24 el de gas-oil, de 0,70 el litro de GLP (equivalente a 1,37 euros el kilo) y de 0,90 el kilo de GNC.

La precios son de 10.100 euros el urbano Mii, 12.960 el Ibiza, 15.740 el SUV Arona y 19.120 el León

Los precios de la gama de Seat que utiliza el GNC, aplicados los descuentos, son de 10.100 euros el urbano Mii 1.0 de 68 CV; de 12.960 a 20.900 el Ibiza 1.0 de 90 CV, de 15.740 a 24.000 el pequeño SUV Arona 1.0 de 90 CV y de 19.120 a 29.700 el León 1.5 de 130 CV en sus dos carrocerías de cinco puertas y familiar ST.

Los cuatro modelos tiene un depósito auxiliar de nueve litros de gasolina y dos de gas el Mii (360 kilómetros de autonomía en GNC) y tres el Ibiza, Arona (410 kilómetros ambos) y León (480 con cambio manual y 500 con cambio automático doble embrague de siete velocidades).

Los TGI se fabrican en Martorell, salvo el pequeño Mii que se hace en Eslovaquia, siendo la garantía de cinco años. Al no ser un añadido ni una reforma, los motores están concebidos para ser utilizado por gas, así el alzado de las válvulas es mayor y los pistones y culata son específicos. Se suministran con los depósitos de gas totalmente llenos (10,9 kilos el Mii, 13,8 el Ibiza y Arona y 17,3 el León), motivado porque al hacer la prueba de estanqueidad en fábrica no proceden a su vaciado, siendo por tanto los únicos modelos que el comprador recibe con el depósito lleno.

Las mejoras de los nuevos TGI son un cambio manual de seis marchas en el Ibiza y Arona más corto, con el mismo desarrollo que el anterior de cinco, por lo que es más brioso (12,1 segundos de 0 a 100 km/h), en tanto que el León aumenta la potencia el cambiar el motor 1.4 de 110 CV por el nuevo 1.5 de 130 CV, siendo también el único de cuatro cilindros, pues los 1.0 son de tres.

La conducción de los GNC de Seat no varía en nada a un gasolina o diésel. Arranca en gas y mantienen ese suministro, salvo en tres casos: que se acabe el gas, en cuyo caso pasa a gasolina sin que el conductor haga nada (en el tablero se lo indica), que la temperatura exterior sea inferior a menos 10 grados y sólo para el arranque, o que acaba de reportar gas y el sistema necesita un chequeo del nuevo gas introducido.

Hoy día hay 65 gasineras en España, una en Mérida. Están aprobadas otras en Badajoz, Cáceres, Don Benito y Plasencia.