Vecinos de la Zona Norte de Mérida alertan del peligro de arquetas sin cubrir

Dos de las dos arquetas que están sin tapar. :: brígido/
Dos de las dos arquetas que están sin tapar. :: brígido

Se encuentran en una zona sin edificar por detrás del polideportivo de Las Abadías y tienen varios metros de profundidad

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Con el miedo en el cuerpo por lo que le pasó hace poco a Julen, el niño de dos años que cayó en un pozo de unos 70 metros y falleció a causa del golpe. Así andan algunos de los vecinos de la Zona Norte de Mérida. Dicen que no quisieran tener que pasar por algo parecido. El motivo de este temor es que ven como, en los últimos días, han proliferado por los alrededores de sus viviendas arquetas de alcantarilla y luz que están sin tapar.

Estas no siempre han estado así. Lo que pasa últimamente es que a los cacos les ha dado por robar las tapas de estas arquetas y las han dejado completamente al descubierto. Son varias, media docena, y están muy cerca las unas de las otras.

Con varios centímetros de diámetro y otros cuantos metros hacia abajo, han despertado la alarma en los padres de niños pequeños o dueños de perros de la zona. Temen que estos puedan correr el riesgo de caer en alguna de ellas y hacerse mucho daño.

La zona también se usa para echar basura y ripios y se ha convertido en una escombrera ilegal

Uno de los vecinos que denuncia esta situación asegura que estas «peligrosas trampas» se encuentran en un área sin edificar situada detrás de la carretera del Palo y del polideportivo de Las Abadías y que, con la crisis del ladrillo, se quedó a medio urbanizar.

Ahora solo hay viales vacíos y llenos de maleza que la gente utiliza como basurero o escombrera ilegal. Algunos también lo visitan para pasear a sus perros y que estos hagan sus necesidades sin el miedo de ser sancionados o apelados por cualquier otro vecino.

«La zona está hecha un asco. Y tenemos miedo de que algún niño se caiga en uno de estos huecos y pase algo grave. Pedimos a quien corresponda que cerque esta superficie para que nadie pueda entrar ahí ni para echar basura y escombros, que es para lo que realmente se utiliza en la actualidad. Y si no hay nadie que se haga cargo de esto porque la empresa responsable ya no exista, que al menos el Ayuntamiento sea consciente del peligro que hay en esta zona. Que haga algo al respecto. Que las cubran con cemento o les pongan otras tapas antes de que ocurra algún accidente», indica.

Algunos de los huecos podría despertar el instinto de aventura de algún chaval que quiera atreverse incluso a bajar las escaleras en forma de asidero que hay en el interior de ellas para poder bajar al fondo.

Este vecino también recuerda que por detrás del colegio de las Josefinas también hay muchos hoyos en el suelo de varios metros de profundidad que también deberían ser tapados.

Temas

Mérida