Los vecinos de Proserpina limpian el parque para celebrar sus fiestas

Los voluntarios apilando la basura que recogieron ayer por la mañana. :: hoy/
Los voluntarios apilando la basura que recogieron ayer por la mañana. :: hoy

La asociación quiere llamar la atención del Ayuntamiento para obtener más ayuda y concienciar a los niños del entorno

M. ÁNGELES MORCILLO MÉRIDA.

Desde mañana hasta el miércoles los vecinos de Proserpina celebran sus fiestas. Aunque deberían estar contentos porque, después de varios años sin celebrarla, recuperan su tradicional verbena, hay una sombra que les persigue, según confiesan. Y esta es la falta de limpieza de la zona.

Para concienciar a los vecinos, también a los niños, de que deben mantener limpia la zona en la que viven o disfrutan, pero también con la intención de llamar la atención del Ayuntamiento, la asociación de vecinos programó ayer una actividad que han calificado como «de carácter educativo y reivindicativo».

A partir de las 10 de la mañana se dieron cita en el parque de Proserpina, el que está situado justo a la entrada, al lado de la carretera, antes de llegar a la rotonda del ancla. Varios grupos de personas voluntarias se acercaron ayer hasta este lugar dispuestas a llevar a cabo una limpieza general del parque, donde esta semana celebran actividades.

Los vecinos proponen que los contenedores de poda se vallen para que en el suelo no se queden restos

A todos los participantes, tanto niños como adultos, se les facilitaron todos los medios necesarios para realizar dicha tarea de forma cómoda y segura. Tras recoger varios kilos de basura de todo tipo, para recuperar fuerzas, se repartieron entre los asistentes refrescos y algún aperitivo.

Una de las integrantes de la asociación de vecinos, Mª Carmen Pablo, explica a HOY que han elegido limpiar este lugar porque los juegos de los niños se desarrollarán en el parque la próxima semana. «También queremos que la gente sepa que si nosotros realizamos esta labor es porque nadie nos ayuda a limpiar la zona, aunque lo hemos demandado en diferentes ocasiones».

Dice que ya han hablado en la asociación que, una vez que se terminen las fiestas, se tiene previsto hacer batidas de limpieza en el perímetro del lago, donde se acumula mucha basura. «Hay mucha gente que se acerca a Proserpina los fines de semana, a disfrutar de las orillas del lago, y que cuando se van dejan todo sucio, con basura, botellas, bolsas... No digo que sean todos, porque veo a mucha gente que recoge mucho más que lo suyo. Pero hay personas que no ven la Charca como suya, que no está concienciada y lo deja todo hecho una porquería».

Sobre el tema de la existencia de contenedores, Pablo insiste en que en algunas zonas no hay bastantes y que en ningún sitio sobran, aunque en los últimos meses se han instalado algunos. «Esto es lo único que hemos conseguido de todo lo que se ha pedido al Ayuntamiento. Y sobre todo demandamos muchas más papeleras, específicamente por la zona del lago, donde se mueve mucha gente».

Contenedores de poda

Otro tema espinoso en esta barriada son los contenedores de poda. Estos, situados en lugares estratégicos y con buen acceso, la mayoría de las veces aparecen vacíos y todos los restos de poda al lado, en el suelo.

Ante esta situación, hace varias semanas, el alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, declaró en este sentido que si esta situación se vuelve a repetir de forma constante, se está planteando, junto a la empresa FCC, retirar dichos contenedores y no prestar este servicio. «Un servicio que ofrece de manera excepcional en Proserpina y que los vecinos no respetan ni valoran».

A estas declaraciones, Pablo contesta que los vecinos saben que la instalación de estos contenedores no es obligatoria ni para el Ayuntamiento ni para FCC y dice que es cierto lo que dice el alcalde de que los contenedores, en ciertas ocasiones, están vacíos y los restos de poda al lado. «Pero también se da muchas veces el caso de que los contenedores están tan llenos de poda que ya no cabe ni una rama más. Para que esto no ocurra yo he propuesto la medida de vallar el perímetro del contenedor para que la gente solo tenga el espacio justo para entrar y depositar los restos. Así se evitaría que la poda pueda dejarse en otro sitio que no sea en el interior del mismo», indica Pablo.

Más

 

Fotos

Vídeos