Tractorada en las calles de Mérida para pedir unos precios dignos