Más de 200 trabajadores protestan en Mérida por el concurso de transporte sanitario

Protesta en Mérida por el concurso del transporte sanitario./Brígido
Protesta en Mérida por el concurso del transporte sanitario. / Brígido

La gerente del Consorcio, Eulalia Fontán, ha manifestado que le hubiera gustado tener oportunidad de participar en el concurso con opciones de ganar

EFE

Unas 120 ambulancias y 200 trabajadores del Consorcio Extremeño de Transporte Sanitario han salido hoy a las calles de Mérida haciendo sonar sus sirenas para protestar por el nuevo concurso que ha adjudicado este servicio a una empresa sevillana.

En declaraciones a la prensa, la gerente del Consorcio, Eulalia Fontán, ha afirmado que hoy es un día muy difícil para la organización pero no se podían ir sin expresar su opinión.

Más información

Así, ha incidido en que "ni un solo servicio de ambulancias" se ha visto hoy alterado en la región, porque están todos en los hospitales correspondientes y lo que se ha utilizado es una flota de casi 40 coches nuevos, más el resto de ambulancias que no entran a trabajar hasta las tres de la tarde.

Respecto al nuevo concurso, ha asegurado que ha sido legal y transparente pero no ha habido nada de sensibilidad con el sector y con el usuario, así como tampoco ha habido ganas de ayudar.

Fontán ha manifestado que le hubiera gustado tener oportunidad de participar en el concurso con opciones de ganar pero salió "todo a precio" y, desde ese momento, desaparecieron las opciones.

Estas decisiones políticas se traducirán en hechos que van a ocurrir a partir de mañana cuando, a su juicio, empeorará el servicio de transporte sanitario.

Estudio de viabilidad

Así, ha subrayado que, teniendo en cuenta el presupuesto de donde partía, "hubiese sido más prudente por parte de la Administración pedir un estudio de viabilidad" porque es completamente inviable que el concurso se adjudique en 122 millones de euros -30 millones anuales-

Asimismo, ha dicho que, cuando no hay suficiente dinero para la prestación de un servicio, al primero al que se traslada el problema "es al trabajador y después al usuario".

Para defender los intereses de la prestación del servicio, se tendría que haber hecho un concurso para que "ganara la opción más ventajosa y no la más barata", ha criticado.

Por otro lado, la gerente ha respondido a las palabras del consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, quien ha quitado importancia a la concentración porque "quien la convoca es la empresa a la que no se ha adjudicado el concurso".

Además, ha aseverado que los actuales trabajadores que socios del Consorcio no tienen derecho a subrogación porque "son parte de la empresa actual y entrarían en conflicto de intereses con la siguiente".