Sanidad invierte 3,2 millones en un acelerador lineal y un TAC para el hospital de Mérida

Acelerador lineal hasta que se adquiera el nuevo. :: hoy/
Acelerador lineal hasta que se adquiera el nuevo. :: hoy

La Consejería espera que en enero se pueda firmar el contrato con la adjudicataria para instalar este equipamiento a lo largo de 2019

M. ÁNGELES MORCILLO MÉRIDA.

La esperada noticia de que el Hospital de Mérida cuente con un nuevo acelerador lineal de electrones cada vez está más cerca.

El Consejo de Gobierno celebrado el pasado mes de marzo autorizó la contratación del suministro de equipamiento de alta tecnología para el Servicio Extremeño de Salud (SES) por un importe total de 12.800.000 euros. Se trata de una compra conjunta de cuatro aceleradores lineales de última generación para Cáceres, Mérida, Plasencia y Badajoz fruto del convenio con la Fundación Amancio Ortega.

Una vez celebrado el concurso, la mesa de contratación adjudicó la licitación de manera provisional a la empresa Varian, adjudicación que fue recurrida por la empresa Elekta. Solo hay dos empresas que fabriquen aceleradores lineales de última generación. «Nuestra previsión es que en enero de 2019 se firme el contrato con la adjudicataria definitiva y puedan adquirirse los aceleradores para ir instalándolos de forma paulatina a lo largo de 2019», según informan a HOY fuentes de la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales.

El acelerador lineal de oncología radioterápica atiende en la actualidad una media de 45 pacientes

Por lo tanto, el Hospital de Mérida contará en 2019 con un nuevo acelerador lineal de electrones, que se complementará con la adecuación del 'búnker'. Además, se dotará también al centro sanitario con un TAC, una tomografía axial computarizada, más conocido como escáner. Este acelerador lineal de oncología radioterápica atiende en la actualidad una media de 45 pacientes diarios.

El presupuesto de licitación (IVA incluido) tanto del acelerador lineal de electrones como en la adecuación del doble búnker del hospital asciende a 2.792.000 euros. A esta cantidad hay que sumar la licitación del TAC, que en este caso es de 443.666 euros, con el IVA también incluido. Todo suma 3.235.666 euros. Respecto al doble búnker, desde Sanidad explican que ya está realizado el proyecto de obra, preparado para salir a licitación en 2019. Su coste ronda los 800.000 euros que invertirá el SES en su construcción.

La administración regional indica que los plazos que se establecen a partir de la firma del contrato con el adjudicatario son los siguientes: en primer lugar hay un plazo máximo de 60 días naturales desde la firma del acta de replanteo para la adecuación total del búnker.

Otro plazo máximo de 90 días naturales desde la firma del acta de replanteo para la entrega del equipamiento. Y un tercer plazo máximo de 180 días naturales desde la firma del acta de replanteo para la puesta en marcha y recepción definitiva del equipamiento. Estos equipos necesitan los permisos del Consejo de Seguridad Nuclear para entrar en funcionamiento.

El período de obsolescencia de un acelerador lineal es de 10 años. El que actualmente da servicio a los pacientes se compró en 2002 y se instaló en 2005. En 2007 fue cuando atendió a su primer paciente.

Un acelerador lineal (LINAC) es el dispositivo que se usa más comúnmente para dar radioterapia de haz externo a enfermos con cáncer. También se puede usar para tratar todas las partes u órganos del cuerpo. Suministra rayos X de alta energía, o electrones, a la región del tumor del paciente. Estos tratamientos con rayos X pueden ser diseñados de forma que destruyan las células cancerosas sin afectar los tejidos circundantes normales.

Convenio de adquisición

En mayo de 2017, la Junta de Extremadura y la Fundación Amancio Ortega firmaron un convenio para la adquisición de equipamiento de alta tecnología para el Servicio Extremeño de Salud (SES)

La finalidad del contrato es el suministro, la instalación y la puesta en marcha de cuatro aceleradores lineales de electrones (ALE), tres equipos de tomografía computarizada y un equipo de radioterapia intraoperatoria, algunos de estos equipos en el Hospital de Mérida.

Para la ubicación de los nuevos ALEs resulta necesaria la adaptación de los 'búnkers' existentes a las nuevas necesidades.

El número de pacientes oncológicos tratados en Extremadura ha sufrido un incremento notable en los últimos años. Esto, sumado a la obsolescencia e insuficiencia de los equipos de tratamiento existentes en los hospitales extremeños, hace necesaria la adquisición de nuevo equipamiento cuyas técnicas permitan reducir la dosis de radiación suministrada a los pacientes de Oncología y los tiempos de tratamiento.

 

Fotos

Vídeos