El día sin ruido en la Feria de Mérida se ha fijado el 2 septiembre y será hasta las 12 de la noche

Un grupo de personas, frente al recinto ferial. :: Brígido/
Un grupo de personas, frente al recinto ferial. :: Brígido

Cuatro medidas nuevas facilitarán la inclusión de personas con alguna discapacidad en la próxima edición de la feria

MARÍA BLANCOMÉRIDA.

A Laly Parra, presidenta de la asociación Emeritea, le han dicho tanto personas con problemas auditivos como vecinos que no los padecen que el día que van a ir a la feria va a ser el día que el Ayuntamiento de Mérida ha puesto como 'El día sin ruido'.

«Es una medida que no solo nos beneficia a nosotros. También a aquellas personas a las que les agobia el ruido».

Este año la Feria de Mérida incluirá cuatro medidas nuevas que facilitarán la inclusión y permitirán que los ciudadanos con diferentes tipos de discapacidad también puedan disfrutar de la fiesta local.

Las medidas adoptadas el año pasado fueron la interpretación en lenguaje de signos, los baños adaptados y las actividades en la caseta infantil. En esta edición 2019 se suman a estas medidas las del día sin ruido, un programa en lectura fácil, un plano cognitivo y carteles indicativos.

El día sin ruido se hará el 2 de septiembre, que coincide con el día de la Infancia. La música parará desde por la tarde hasta las doce de la noche. «Para algunos entrar al ferial puede ser una locura porque cada puesto tiene una música y los niveles son altísimos», comenta la presidenta.

La asociación Emeritea es una organización que trabaja en favor de los niños y niñas con Trastornos de Espectro Autista. Esta asociación se puso de acuerdo con la delegada de Atención a Discapacidad, Susana Fajardo, para incluir un plano cognitivo que facilitará la localización de las principales casetas, los aseos, la portada y los servicios de seguridad.

Según explicó Susana Fajardo, estos serán unos planos muy visuales, en blanco sobre negro, para facilitar su comprensión, que no solo beneficiará a las personas con discapacidad. También a todos los vecinos como, por ejemplo, a las personas mayores.

Laly Parra explicó a HOY que lo mismo que el bastón ayuda a la persona ciega a guiarse, les pasa a las personas autistas con las imágenes visuales. «Ellos necesitan imágenes muy visuales que le ayuden a comprender mucho mejor las situaciones y su entorno», comentó.

Asimismo este año la programación de la feria contará con un programa de fácil lectura en la web del Ayuntamiento y se podrá acceder también a través de un código QR que se publicará en el programa físico.

Por último, para los carteles indicativos se ha contado con la colaboración de la Oficina de Accesibilidad Cognitiva y Lectura Fácil de Extremadura (OACEX). Estos carteles especificarán el nombre de las diferentes atracciones así como el precio de un viaje y el precio del bono.

«Para algunos entrar al ferial puede ser una locura porque cada puesto tiene una música y los niveles son altísimos»

«Para algunos entrar al ferial puede ser una locura porque cada puesto tiene una música y los niveles son altísimos» Laly Parra | Presidenta de Asociación Emeritea

Para Laly Parra el mayor orgullo es el día sin ruido. Hay niños de la asociación que tienen hipersensibilidad auditiva y no pueden pisar la feria. «No quieren ir porque les agobia los ruidos», explicó.

La asociación Emeritea cuenta con 18 familias, y en cada una de ellas hay una o dos personas con autismo.

Las pulseras identificativas son también un buen recurso que ayuda a encontrar a los niños si se pierden. Además es práctico para los pequeños que tienen autismo porque en el caso de que el pequeño se pierda, en esta pulsera viene escrita la información necesaria para ubicar a los padres de Emeritea.

«El problema que tienen estos niños es que la mayoría tienen dificultades para hablar o hablan muy poco», explicó la presidenta.

En cuanto al día sin ruido, Parra piensa que «se queda en poco». Pero entiende que es el primer año. Por eso espera que el año que viene se amplíen los días sin ruido, «aunque sean dos horas al día», concluyó la presidente de la Asociación Emeritea.

Para la próxima edición de la feria se mantendrá una reunión con los feriantes para seguir incrementando las medidas de accesibilidad a aquellas atracciones en las que sea viable, así como en todas las casetas. Asimismo, se seguirán recogiendo propuestas de los vecinos para seguir avanzando en esta materia para que la feria sea cada vez más inclusiva.