El restaurante de la Escuela de Hostelería de Mérida se llena de comensales todos los jueves

Uno de los alumnos de la escuela atiende a los comensales uno de los jueves. :: J.M. ROREMO/
Uno de los alumnos de la escuela atiende a los comensales uno de los jueves. :: J.M. ROREMO

Aunque solo abre en periodo lectivo, pues la sala está atendida por alumnos, ya han disfrutado de él desde abril casi 600 personas

M. ÁNGELES MORCILLO MÉRIDA.

Para quien aún no lo sepa, en la Escuela de Hostelería de Mérida, además de formarse los alumnos en varios grados relacionados con la hostelería, el turismo y la restauración, también se puede comer. Se pueden degustar dos menús en su restaurante. Un local muy acogedor que abrió sus puertas el pasado 5 de abril y que está teniendo verdadero éxito. Ya han podido disfrutar de él casi 600 personas, concretamente 585 personas.

De hecho, la persona que quiera comer allí un jueves a mediodía, que es único día de la semana que abre, tendrá que hacerlo a partir del 24 de enero de 2019. «En cuanto que abrimos la plataforma de reservas con el nombre de los restaurantes colaboradores, en cuestión de un par de días, no es que tengamos ya todo completo, sino que tenemos el triple de peticiones de lo que podemos acoger».

Así lo explica el director de la escuela. Pedro María Rodríguez indica a HOY que cuando tienen el triple de peticiones que pueden atender corta la acogida de comensales. Explica la razón. «A mucha gente le gusta repetir. Pero nosotros intentamos que la gente que vaya al restaurante sea nueva y sea la primera vez que acude. Doy prioridad a aquellos grupos de personas que nunca han ido a comer allí, aunque no sean los primeros. Pues entendemos que, cuanta más gente conozca y disfrute del restaurante, mucho mejor».

Hay un menú ejecutivo por 12,12 euros y otro degustación por 16,16 euros y no se puede elegir

Hay días que se abre con restaurantes colaboradores, por ejemplo, el Parador. En ese caso, va al restaurante el Jefe de Cocina del Parador de Mérida, junto con el docente de Cocina, y hacen elaboraciones. «De hecho, el diseño del menú lo hace el Jefe de Cocina de Paradores. Este lo manda a la escuela una semana antes junto a la manera de preparar los platos».

Durante la semana anterior los chicos aprenden cómo se elaboran los platos. Y ese mismo jueves, antes de ponerse a cocinar, el responsable de cocina reúne a todos los alumnos y les da una charla sobre cómo funciona, por ejemplo, Paradores, cómo empezaron, cuáles son sus fuertes... «Es una manera de que los alumnos, durante su proceso formativo, puedan ver la manera de trabajar de varios restaurantes».

Esta relación que se establece tiene, al final, un efecto colateral. «Los responsables de los restaurantes que acuden a la escuela, de alguna manera, ojean a los alumnos, tanto a los que están en cocina como al camarero que atiende en la sala. Y esto se puede convertir en una manera de insertar laboralmente a los chicos», explica Rodríguez.

El proyecto, tanto por público como por la formación de los chicos, es muy interesante.

Porque no hay que olvidar que los estudiantes son evaluados por sus docentes. Los profesores están en la sala o en las cocinas ven cómo se desenvuelven, cómo desarrollan su trabajos y los evalúan.

Abre en periodo lectivo

El restaurante se abrió el pasado 5 de abril y estuvo dando servicio hasta finales del mes de junio. Se volvió a abrir a finales de octubre y estará abierto hasta diciembre, pues hay que tener en cuenta que este es un restaurante atendidos por alumnos de la Escuela, por lo que solo funciona en periodo lectivo. Desde el 24 de enero ya estará abierto, exceptuando Semana Santa, hasta principios de junio, que es cuando los estudiantes empiezan los exámenes.

Rodríguez indica que hay una aplicación informática a través de la cual se puede hacer la reserva en la dirección extremaduratrabaja.juntaex.es. El restaurante es pequeño pero muy acogedor y tiene capacidad para unas 30 personas. «A los comensales les gusta mucho que les atiendan alumnos que, en muchos casos, son muy jóvenes y acaban teniendo una buena conexión entre las dos partes». De hecho, al acabar la comida, los comensales rellenan un cuestionario anónimo contando lo que les ha gustado más, lo que no les ha agradado...

Explica además que los menús son cerrados, por lo que la gente no puede elegir qué comer, y se regulan a través de un precio público de la Junta de Extremadura. Hay un menú ejecutivo y otro degustación.

El primero se compone de un entrante, dos platos y un postre. Y tiene un precio de 12,12 euros. El degustación incluye un entrante, cuatro platos y un postre. Y este cuesta 16,16 euros. «Hay jueves que montamos el menú ejecutivo y otros que ofrecemos el degustación. No hay prioridad».

Por otra parte, cada mes se focaliza el restaurante en una denominación de origen. En Extremadura hay 10 D.O. y otras dos que son Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP), que son Cordero y Ternera, por lo que cada mes del año el restaurante se dedica a una de ellas. Este mes, por ejemplo, el protagonista es el Pimentón de la Vera y las elaboraciones se hacen en torno a este producto.

Para finalizar, Rodríguez recuerda que en Europa, la FP depende directamente del Área de Empleo no de la de Educación. Y la Escuela de Hostelería es el único centro educativo de FP de Extremadura que depende de la autoridad laboral, no de la educativa. Es decir, todo el equipo directivo son personas que pertenecen al Servicio Extremeño Público de Empleo.

 

Fotos

Vídeos