La resina de los árboles enfermos de Prointisa en Mérida ensucian las calles y coches

Zona seca en la Avenida del Río. :: brígido/
Zona seca en la Avenida del Río. :: brígido

Los vecinos de la zona de la Avenida del Río se quejan del estado de abandono de los árboles secos debido a la falta de riego

MARÍA BLANCOMÉRIDA.

Los vecinos de la urbanización Prointisa se quejan desde hace tiempo del estado en el que se encuentran los árboles de la zona.

Estos árboles enfermos desprenden una resina que acaba pegándose en el suelo de las calles de esta urbanización, ensuciando los coches y las aceras.

Según comentan los vecinos de la zona, es un problema que se arrastra desde que se construyó el complejo urbanístico.

Juan Carlos Primante vive en la zona desde hace doce años. Cuenta que los árboles siempre han tenido esa enfermedad. Incluso cree recordar que en alguna ocasión se presentó un escrito para que los quitaran y los cambiaran por otros, porque no encontraban la solución.

«No puedes dejar el coche fuera porque se llena de este pegamento. Incluso llevándolo a lavar no se quita esa suciedad. El otro día se cayó un pájaro aquí, se le pegaron las alas en el suelo y se lo tuvo que llevar un vecino», comenta el vecino. Además, cuando los vecinos andan por las aceras las suelas de sus zapatos se quedan pegadas al suelo.

Juan Carlos dice que este año antes de que acabara el invierno se hizo una fumigación que no sirvió de nada. Supuestamente en pocos días iban a hacer otra, pero este vecino no sabe realmente que pasará.

Además de estas hojas que desprenden la resina, los ciudadanos que circulan a diario por la Avenida del Río de Mérida reclaman un mayor cuidado y riego de los árboles colocados en esta calle, ya que más que árboles su estado actual son palos secos.

Clemen González es una mujer que a diario tiene que pasar por esta calle. Dice que en el centro de la ciudad los árboles están cuidados, pero critica que las zonas más alejadas de la Plaza de España se encuentran en un estado de abandono.

Esta ciudadana señala que al estar situado el Palacio de Congresos en este lugar, «es parte del centro de Mérida, pero resulta que la gente llega aquí y se encuentra la zona en este estado de sequía. Mérida no se merece algo así». A Clemen lo que le gustaría para su ciudad es que regaran más los árboles, que estuvieran más cuidados y que a las zonas más alejadas del centro se les prestara un poco más de atención.

Eva Fernández es una emeritense que estudia en la escuela de Hostelería, por lo que pasa por la Avenida del Río todos los días. Según ella, terminaron el parque y se ve que cortan el césped con frecuencia, pero más allá de eso «no se hacen más cosas. Se quema mucho pasto pero no veo que se riegue mucho», explica la joven.

Avenida del Lago

Además de la zona de la Avenida del Río, la Avenida del Lago también sufre los achaques del calor, y aunque sus árboles no están tan secos como los de la zona del Palacio de Congreso, como no se actúe pronto y se rieguen terminarán por morirse.

Mercedes Carmona, la delegada de Parques y Jardines, asegura que se está actuando en la urbanización Prointisa para tratar la enfermedad de los árboles. «Se está elaborando un informe de aquellos árboles que están enfermos», informó la concejala.

Según dijo, al construirse la urbanización, las empresas en su día eligieron ese tipo específico de árboles quizá porque eran baratos.

Por ahora se está haciendo un estudio, una valoración y se está elaborando un informe por zonas. «Si los árboles afectados no responden al tratamiento, los propios técnicos de la delegación nos dirán las opciones que existen para resolver el problema», aseguró la delegada.

Respecto a la fumigación, la delegada explicó que hay que tener cuidado con los productos fitosanitarios, porque la zona está habitada y hay ciertos productos que no se pueden utilizar.

Y en cuánto al riego de árboles de las otras zonas de la ciudad, asegura que desde el Ayuntamiento intentan mantener, cuidar y regar todos los árboles de Mérida. Pero también a veces se da el caso «que cuando se riegan, algunos árboles se cuecen debido al calor», puntualizó.

De todas formas, Carmona prometió trasladar estas cuestiones a los técnicos para implicarse más en el problema.