Proserpina hoy está mucho más limpia que ayer

Los niños fueron los grandes protagonistas de la jornada medioambiental./J. M. Romero
Los niños fueron los grandes protagonistas de la jornada medioambiental. / J. M. Romero

Decenas de vecinos participaron en unas jornadas medioambientales que se organizaron en el embalse

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Madrugar más de la cuenta un domingo para limpiar lo que otros han ensuciado. Es lo que hicieron ayer las decenas de personas, muchas de ellos niños, que se acercaron a Proserpina para participar en las tareas de limpieza de esta zona de ocio de la ciudad que, tras el verano, siempre queda más sucia de lo que debería y se merece.

Familias enteras, muchos niños pequeños y grupos de amigos eligieron pasar la mañana de domingo recogiendo bolsas de plástico, botellas, latas, vidrios y otros residuos que afean el entorno de Proserpina.

Formaron parte del grupo de voluntarios que protagonizó la segunda edición de la jornada medioambiental de recogida colectiva de residuos y puesta en valor del Embalse de Proserpina.

Gente ataviada con ropa fresca, pues el calor apretó sobre todo a mediodía, recorrió gran parte del perímetro del embalse con guantes para recoger toda la basura que se encontraba a su paso.

Los voluntarios se comienzan a desplegar por varias zonas del embalse de Proserpina.
Los voluntarios se comienzan a desplegar por varias zonas del embalse de Proserpina. / J. M. Romero

Aparte de algunos restos orgánicos, también llenaron varias cosas de basura en las que metían, de forma selectiva, latas de refresco o de conservas, muchas bolsas de plástico de aperitivos o de hielo, botellas de cristal, papeles de todo tipo... También hubo cosas que se encontraron por el camino pero que tuvieron que dejar como ruedas de vehículos, trozos de madera, de mesas, de sillas... y que se apuntaron para ir a recoger después.

Una de las personas que se acercaron a esta actividad fue la concejala de Educación. Susana Fajardo se mostró muy satisfecha con la participación de decenas de ciudadanos. Por el éxito de participación se dio cuenta de que esta es una cita en la que se puede atraer a más gente, sobre todo alumnos de los colegios. Así que pensó que el año que viene, en la siguiente edición, podrían participar niños de lo colegios de la ciudad acompañados de sus padres y hermanos. Una forma más de educar desde el ejemplo.

'Basuraleza'

La Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad celebró esta jornada medioambiental de recogida colectiva de residuos y puesta en valor del Embalse de Proserpina. Con esta acción, la Junta, a través del Servicio de Educación Ambiental de la Consejería, se une a la lucha contra la 'Basuraleza', término que se refiere a los residuos generados por el ser humano y abandonados en la naturaleza.

Mucha gente se inscribió ayer por la mañana para participar en la actividad.
Mucha gente se inscribió ayer por la mañana para participar en la actividad. / J. M. Romero

En la jornada de ayer participó Coca Cola European Partners, en el marco de su proyecto 'Mares Circulares', destinado a la recogida de residuos abandonados en las costas, playas, reservas y fondos marinos. Dicha colaboración permitirá desarrollar acciones conjuntas en embalses, piscinas naturales, playas fluviales de la región. También se contó con la colaboración del Ayuntamiento y la empresa de transporte público Vectalia, que puso a disposición de los que quisieron acercarse a Proserpina varios autobuses.

Este año, además de la recogida colectiva y clasificación de los residuos, desde el Servicio de Educación Ambiental de la Consejería se ha pretendido concienciar sobre la importancia de preservar el rico patrimonio natural, a nivel individual y colectivo. Por ello, se organizaron otras actividades complementarias de educación ambiental como un taller de observación de aves e interpretación del paisaje y una suelta de rapaces procedentes del Centro de Recuperación de Fauna y EA 'Los Hornos' de la Junta.

Durante toda la mañana retiraron latas de refresco, botellas de cristal, papeles, bolsas de plástico y de basura...

La suelta de un buitre de gran tamaño despertó la expectación de los que allí se dieron cita. Fue al finalizar la jornada de limpieza. Dos niñas leyeron en voz alta un pequeño resumen de lo que había sido la vida de esta ave antes de volver a desplegar sus enormes alas en el cielo de Proserpina.

La jornada se organizó de una manera lúdico-festiva y de convivencia entre todos los participantes. Al finalizar la recogida pudieron degustar y compartir un aperitivo con fruta y bebidas.

En la anterior edición, celebrada el 7 de octubre del pasado año, participaron más de 150 personas y se recogieron más de 200 kilos de basura alrededor del perímetro del embalse.