Dos policías entran por un balcón a un piso de Mérida donde una niña se había quedado encerrada

Uno de los agentes intenta acceder al balcón de la vivienda./HOY
Uno de los agentes intenta acceder al balcón de la vivienda. / HOY

La madre había salido de la casa para dejar la basura en el rellano y la puerta se cerró accidentalmente, dejando las llaves dentro

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Dos agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Mérida prestaron hace varios días un servicio humanitario. Consiguieron acceder al interior de una vivienda por el balcón de la misma en la que se había quedado encerrada una niña de dos años. A su madre se le cerró la puerta estando fuera y se dejó dentro tanto a la niña como las llaves de la casa.

Los hechos sucedieron el pasado 21 de febrero, sobre las 15.49 horas en un domicilio de la calle Plasencia, en la barriada de San Lázaro. Según el aviso que recibieron los agentes, una madre no podía acceder al interior de su vivienda, donde permanecía una de sus hijas, de tan solo dos años.

Los agentes, que llegaron «en menos de cuatro minutos» al domicilio, se encontraron fuera con la madre de la pequeña. En esos momentos sufría un estado de ansiedad. Les contó que momentos antes había salido de su domicilio para dejar la basura en el rellano y que la puerta se cerró «accidentalmente», quedándose las llaves en el interior, al igual que su pequeña.

La madre mostró su preocupación a los agentes. Temía que su pequeña se pudiera asomar por alguna de las ventanas de la vivienda, o al balcón, y caerse. O se pudiera dirigir a la cocina donde se encuentra la bombona de butano, que creía que había dejado abierta porque en esos momentos estaba cocinando.

Inmediatamente, los agentes se ayudaron entre ambos de tal forma que escalaron hasta el balcón que se encuentra a varios metros de altura, poniendo el riesgo su integridad física, pues la escalada no resulta nada fácil, según comentan.

Uno de ellos consiguió llegar al balcón de la vivienda y se introdujo por el mismo en el interior de la casa. Pronto vio que la pequeña se encontraba en perfecto estado, por lo que decidió a abrir la puerta de la vivienda para que pudiera entrar la madre. Los agentes declararon que ofrecieron a la madre asistencia sanitaria. Pero esta la rechazó, asegurando que lo único que quería es tranquilizarse en casa con su pequeña.

Temas

Mérida