La Policía Local de Mérida puso el año pasado casi un 40% menos de multas de tráfico

Uno de los vehículos de la Policía Local patrulla por la Plaza de España. :: j. m. romero/
Uno de los vehículos de la Policía Local patrulla por la Plaza de España. :: j. m. romero

Las infracciones relacionadas con la zona azul bajaron también un 60% en 2018 con respecto al año anterior

M. ÁNGELES MORCILLO

El número total de denuncias de tráfico que interpuso el pasado año la Policía Local fue de 4.736. Este es uno de los datos extraídos de la memoria de 2018 de la Policía Local al que ha tenido acceso HOY. Esta cifra es notablemente inferior a la del año anterior. En 2017 se registraron 7.664. Esto supone un 38,4% menos y también la cifra más baja de los últimos cuatro años.

En este sentido, en 2018 hubo 2.912 denuncias de agentes, de cámaras de vigilancia no hay ninguna y de zona azul 1.824.

Llama también la atención el descenso de las sanciones a causa de la zona azul. «Parece que la gente ya se ha acostumbrado a ella, la ha interiorizado. Y además parece ser que también tiene mucho que ver que se pueda pagar a través de una aplicación en el móvil», señala el concejal de Policía Local, Seguridad Ciudadana y Tráfico, Marco Antonio Guijarro. Recuerda que en 2017 hubo 4.605 denuncias a causa del estacionamiento de pago. La cifra de 2018 supone un 60% menos que el año anterior.

Las causas más habituales por las que los agentes locales interpusieron más denuncias el año pasado fue por estacionamiento de los vehículos sobre las aceras, aparcarlos en zonas prohibidas y estacionarlos en un carril de circulación. «Mérida tiene que tender a ser peatonal y estas infracciones no se pueden consentir. La ciudad tiene que tener un casco urbano accesible y cómodo», indica Guijarro.

La avenida Antonio Campos Hoyos, en Nueva Ciudad, y Morería, en el centro, son dos de las calles donde más multas se ponen por estos motivos.

En cuanto a las denuncias en calles peatonales, la Policía Local interpuso más denuncias en 2018 en la calle Castelar, vía situada cerca de la Plaza de España, José Ramón Mélida, la Plaza San Juan de Dios y Travesía de San Salvador.

Por otra parte, las rotondas siguen siendo el lugar donde más accidentes y disputas de tráfico se producen en el casco urbano de la ciudad. Esta es otra de las conclusiones que se desprenden de los datos extraídos de esta memoria. «Seguimos teniendo muchos problemas en las rotondas. Los conductores aún no se han concienciado de la forma de conducir bien en las glorietas. Creo que es un tema de educación vial», indica el concejal.

Los tipos de accidentes más habituales que se produjeron el año pasado fueron por alcance y por colisión de vehículos. Y los lugares más frecuentes donde se registraron fueron las glorietas (56) y la avenida Reina Sofía, la vía que más peso de tráfico soporta en Mérida diariamente. Los aparcamientos de las grandes superficies (con 25 incidencias) también suelen registrar bastantes golpes o rozaduras de vehículos.

Dos muertos en casco urbano

El pasado año, a diferencia de los anteriores, hubo que lamentar dos víctimas mortales por accidente de tráfico en el casco urbano. Un hombre y una mujer. El primero, un joven de 20 años, falleció al chocar el vehículo que conducía contra un árbol en la avenida Reina Sofía. Su vehículo hizo aquaplaning. Era marzo y ese día llovía mucho.

La otra víctima mortal fue una mujer que fue atropellada por un vehículo en un paso de peatones de la avenida Reina Sofía. Tras unos días en el hospital, falleció días después. Era diciembre.

Heridos muy graves no hubo, heridos graves 20 y heridos leves 112. En 2015 hubo un muerto y en 2016 y 2017 ninguno, según la memoria.

Según el informe de la Policía Local, el día de la semana en el que se produjeron más accidentes en 2018 fue el domingo, seguido del lunes. Por sexos, como hay más conductores hombres, estos también tuvieron más siniestros al volante que las mujeres. En 189 accidentes estaban implicados hombres y en 74 mujeres. Y por edades, los conductores que tienen entre los 31 y los 40 años son los que más accidentes sufren, 60 el año pasado. «También es normal, porque es la franja de edad en la que más gente conduce», indica Guijarro.

Sobre los controles de alcoholemia realizados el pasado año por la Policía Local, el informe indica que se hicieron 241, de los cuales el 37% resultaron positivos. También se instruyeron tres atestados como delitos, ya que se superó el margen de lo recogido en el Código Penal, según explica el concejal.

Recordó que en 2017 hubo 115 y en 2016 un total de 682. «La tendencia de las pruebas positivas van bajando. Creo que eso es porque la gente se va concienciando de que no hay que coger el coche ni drogado ni bebido».

Guijarro también recuerda que a lo largo de 2018 se hizo mucho hincapié, a través del Centro de Educación Vial de Mérida (Cevimer), en colaboración con los colegios y a través de sus Ampas, para que no se aparque en la puerta de los colegios, hacerlos accesible y dotarlos de un camino escolar seguro.

Más