Pasear por las entrañas de una domus en Mérida

Trabajos previos a las últimas actuaciones que se harán en la casa antes de abrirla al público. :: j. m. romero/
Trabajos previos a las últimas actuaciones que se harán en la casa antes de abrirla al público. :: j. m. romero

El proyecto de adecuación de la Casa del Anfiteatro propone un recorrido en el que el visitante podrá conocer cómo vivían los romanos

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Adentrarse en la Casa del Anfiteatro, disfrutarla y sentirse como un romano que la habitó en su día es una aventura de la que van a poder disfrutar, en pocos meses, los emeritenses y las personas que visiten la ciudad. El proyecto de adecuación integral, que ya entra en su última fase, pretende conseguir que el visitante de la casa se zambulla en un lugar tranquilo, en un sitio relajado, trasmitir sensación de calma...

La arquitecta del proyecto, María López, junto con el equipo del Consorcio de la Ciudad Monumental, lleva muchos meses trabajando en esta nueva propuesta. Una labor en la que se han coordinado perfectamente la arquitectura, la arqueología, la museografía o el mantenimiento.

Se ha llegado a un concepto en el que se favorece la visita de grupos y la posibilidad de admirar la casa desde varios ángulos, disfrutando de varios de sus lugares más importantes como los mosaicos que hay.

Se podrá acceder a dos estancias importantes de la casa por la entrada original que tenían

En el inicio del recorrido se ha creado una plataforma horizontal de gran tamaño. Los grupos que se esperan serán numerosos y se les quiere dar espacio para que el flujo de la visita se haga de manera sencilla. El itinerario se hará a través de rampas en forma de zigzag, que intentará salvar la pendiente del terreno, que es muy fuerte, y con los criterios de accesibilidad universal.

López explica que los suelos de los recorridos exteriores se van a realizar con solera de cal, de tal manera que en un momento dado esta actuación pueda ser reversible. «Si durante la excavación se encontrara algún resto importante, se podrían modificar los recorridos», indica.

Una vez que se llega a la parte baja, se ha planificado una jardinería exterior muy importante. Aunque los trazados sean contemporáneos, se ha querido reflejar la idiosincrasia de la jardinería romana. «Son todas especies romanas y además se colocarán de manera asimétrica para generar unas terrazas, con lo que el público, desde el inicio, podrá eludirse de los ruidos y de las vistas exteriores para tener una experiencia más profunda al visitar el yacimiento», explica.

Dentro de la cubierta

Una vez que se entra dentro de la cubierta, se cambia de material y se va a disponer de una pasarela elevada, lo que permitirá ver de manera correcta todos los mosaicos. Se hará en acero corten, ya que el color prolongará la altura de los muros y dará una escala más interesante del edificio.

El recorrido de la visita se hará por el exterior de la vivienda con visuales hacia dentro, excepto en dos salas importantes, a las que se podrá acceder por el la entrada original que tenían. En este caso, el suelo será de cristal transparente para que el público pueda observar plenamente los mosaicos.

La arquitecta y la coordinadora del Departamento de Difusión del Consorcio explican el sistema de visitas

La visita se finaliza en el exterior, hacia el último muro de hormigón y se volvería dándole una vuelta al mausoleo, que se quiere poner en valor. Hay también un gran mirador hacia arriba, que ofrecerá una última visión panorámica de toda la vivienda.

«Si el público quiere volver a visitar algo o estar un rato de descanso en los jardines, podrá hacerlo. O directamente saldrá por la salida».

Codo con codo con María ha trabajado en el proyecto Raquel Nodar, coordinadora del Departamento de Difusión del Consorcio.

Insiste que la pasarela que se va a crear tiene la intención de no anular la visibilidad de los restos arqueológicos, sino de potenciarlos. «Es una pasarela de doble flujo, es decir, el visitante poder volver hacia atrás».

Explica además que como se va a hacer una adecuación museográfica del yacimiento, durante la visita se podrá disfrutar de ámbitos expositivos. «Habrá zonas que nos muestren cómo era una casa romana, siempre teniendo en cuenta que tenemos otras casas. Se explicará cómo eran las casas, cómo se vive en ellas, qué espacio tienen... Ayudaremos al visitante a que sea consciente del yacimiento emeritense. Explicaremos cómo era esta casa, pero también contextualizaremos esta casa dentro de los tipos que hay. Además, al final de la visita recordaremos que hay otras como la de Mitreo o Morerías que también se pueden visitar», explica Nodar.

Aparte de la accesibilidad física, desde el Consorcio se considera muy importante la accesiblidad cognitiva, «es decir, queremos que lo entienda todo el mundo. Por eso, se ofrecerá al visitante lectura fácil, ya que se pretende que la información sea entendida, no solo por personal especializado, sino por cualquiera que visite la casa, ya sea de Mérida o de fuera de España», aseguran.

Aprovechar los muros

Por otra parte, se van a aprovechar los muros que tiene la cubierta contemporánea. En el proyecto se plasman como unos fondos de telón para contar cosas. Nodar indica que uno de ellos servirá como pantalla de un audiovisual de gran formato que ofrecerá información sobre el yacimiento.

Además, para transmitir una sensación de paz y tranquilidad, además de las terrazas, el primer patio que tiene la casa también se ajardinará y se jugará también con el concepto del agua.

A medida que se transita por la vivienda y en cada ámbito de la casa, el visitante encontrará sus propios paneles. «Hemos planteado los paneles integrados en la barandilla, ya que intentamos que los recursos no obstaculicen el tránsito. Estos paneles, como la propia barandilla, irán retroiluminados, con lo que se garantizarán las visitas nocturnas», afirma.

En la zona del Mosaico de los Peces, una pieza muy interesante, se ha creado un recurso interactivo en el que se informará cómo se fabricaba un mosaico, cuál era el proceso... «A lo largo de los distintos puntos también se irá explicando las particularidades de cada habitación. Y al fondo se plantea una instalación donde el visitante, cuando finalice el recorrido, pueda tener un recordatorio de todos los elementos que hacen peculiar esta casa», explica Nodar.

Eso en cuanto al recorrido interior. Fuera se mantendrá panelería interpretativa también, ya que desde el principio de la visita hay cosas muy importantes de conocer. Porque en el recinto de la Casa del Anfiteatro se incluye la muralla, la Torre del Agua, hay acueducto, hay termas. «La gente cuando entre tiene que saber que está dentro de un concepto de ciudad que es la romana y que la puede disfrutar desde el inicio», insiste.

En cuanto al mausoleo del Dintel de los Ríos, que en esta fase se va a acondicionar, anunció Nodar que desde la dirección del Consorcio se tiene el interés de musealizarlo como se merece. Pero en otro momento. Porque esta, además de reportar importantes datos arqueológicos, es una de las piezas más importantes de los últimos años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos