El Palacio de los Corbos, desde dentro

Varias personas visitan el piso superior del centro de interpretación. :: j. m. romero/
Varias personas visitan el piso superior del centro de interpretación. :: j. m. romero

El edificio del Templo de Diana acoge durante estos días a sus primeros visitantes, que han descubierto un nuevo espacio monumental | El nuevo centro de interpretación se incluye ya en la lista de sitios para visitar

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

El centro de interpretación del Palacio de los Corbos comienza a recibir sus primeras visitas una vez abierto al público. Los emeritenses y turistas comienzan a descubrir los secretos que guarda este edificio, sus piezas, mapas e incluso explicaciones multimedias. Tras más tiempo cerrado de lo previsto, a partir de ahora se podrá admirar los tesoros que esconde.

El centro de interpretación del Palacio de los Corbos estructura su discurso a través de dos plantas del edificio y aborda su importancia en época romana y sus posteriores usos.

Más información

El recorrido se articula, tal y como ha planteado la responsable museográfica del mismo, Lourdes Román, que es conservadora del Museo de Bellas Artes de Badajoz y adscrita al Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida como museóloga, en una sala de acogida con algunas reproducciones, panelerías interpretativas e imágenes alegóricas.

En abril de 2017 comenzaron las obras para la adecuación de este edificio

El objetivo principal del templo es contar toda la historia diacrónica a través de los siglos. Así, nada más llegar, el visitante se encuentra un esgrafiado con la imagen del sacrificio de un toro. De alguna manera, el leivmotiv del templo es la religión y el sacrificio. «Los romanos eran muy religiosos y muchas actividades de la vida cotidiana estaban relacionadas con la religión. Desde la creación de una ciudad a la celebración de una victoria, pasando por la declaración de una guerra... Está fuera del templo porque de lo que se trataba es de que todo el pueblo pudiera participar en ese rito».

La primera sala se ha denominado 'Los que habitan el templo'. Se dedica a la advocación de este. Como hasta el año 14 no hay ningún testimonio escrito ni epigráfico, no se sabe muy bien si podría estar dedicado a Júpiter o a otros dioses. «Lo que sí se sabe es que, a partir de este año, que es cuando se produce la muerte de Augusto, se dedica al culto al Emperador», explica.

También se encuentra una réplica de la columna del Trajano «que está testimoniando que este templo lo hicieron los legionarios a los que Augusto regaló la ciudad».

J. M. Romero

Desde esa sala inicial se accede a la siguiente. En esta se exponen varias piezas arqueológicas vinculadas al templo y al Foro. También se hace una proyección audiovisual conceptual que habla de los ritos y cómo entendían los romanos la religión como presentación del propio templo de Diana.

Inmenso mapa histórico

Al subir a la planta superior, el visitante se encuentra con un inmenso mapa histórico que representa todo el Imperio, con Roma en el centro. En la primera planta, estructurada en diversos ámbitos expositivos y jalonada con diferentes recursos (piezas originales, audiovisuales, panelerías, reproducciones...) se aborda el templo en época romana y su configuración dentro del Foro. Se explica también la historia del templo en épocas anteriores.

El templo perduró a lo largo de los siglos. A ello contribuyó de manera fundamental su conversión en casa palaciega del Señor de los Corbos en pleno Renacimiento (siglo XVI). Como vivienda particular se mantuvo en uso hasta 1972, cuando el conjunto monumental fue adquirido por el Estado español, siendo objeto de excavaciones y restauraciones que le han dado el aspecto que tiene hoy.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos